Próximo a cumplirse un año de la desaparición (30 de agosto del 2020) y posterior asesinato del adolescente, César  Tizato,  en un campo de San José, la Justicia de Apóstoles ordenó una nueva pericia en la causa, que tiene que ver con la realización de un análisis de ADN al padrastro del menor.

El chico salió a cazar  aquel domingo del 30 de agsoto pasado junto a un vecino del barrio Pindapoy, Richard Cristaldo, al campo “La Rosita” y nunca más volvió con vida. El que volvió al barrio ese mismo día fue Cristaldo y manifestó que cuando volvían de la incursión de caza, se encontraron en el camino con otras personas y César Daniel volvió al campo con ellos al campo.

Su cuerpo fue hallado semi-sumergido en una laguna del mismo predio un mes después, con signos de haber padecido una muerte violenta y Cristaldo fue inmediatamente detenido. Luego de permanecer detenido varios meses, el juez de Instrucción 4 de Apóstoles, Miguel Ángel Faría, ordenó su liberación por “falta de mérito”.

Posteriormente fue detenido otro conocido del menor en el pueblo, Rubén “Telmo” Piñeiro, pero también fue liberado tiempo después. Es que los ADN realizados a los dos detenidos dieron negativo, con los perfiles genéticos hallados en el cuerpo de la víctima.

Ahora, el magistrado interviniente ordenó la realización de toma de muestras para cotejar con el ADN del padrastro del menor asesinado, Valdair De Escobar.

“No se descarta nada. Se está haciendo todo para escalecer el caso”, manifestaron desde la Justicia, a casi un año del crimen de César Daniel Tizato en un campo de  San José, que por ahora sigue impune.

Total Page Visits: 63 - Today Page Visits: 1