El presunto agresor fue detenido ayer. La víctima, Mauricio Ezequiel Morais, era vendedor ambulante, tenía 25 años y una hija de 7 meses y un hijo de 7 años.

Tras permanecer internado en delicado estado de salud a causa de la certera puñalada que recibió en el cuello en medio de una presunta discusión ocurrida el viernes en el barrio San Jorge de Posadas, ayer se conoció el fallecimiento de un joven de 25 años.

Se trata de Mauricio Ezequiel Morais, de 25 años, quien permaneció dos días internado en el sector de terapia intensiva del Hospital Ramón Madariaga tras ser agredido en un sector del citado barrio conocido como La Tablada.

Por este hecho, el presunto agresor, identificado por la Policía de Misiones como Eduardo “Yiyo” F., fue detenido durante la jornada de ayer por efectivos de la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional Uno.

Según fuentes consultadas, el arresto del presunto homicida se produjo en el mismo barrio donde se cometió el hecho y se espera que durante la jornada de mañana sea llevado a declaración indagatoria ante el juez Marcelo Cardozo, titular del Juzgado de Instrucción Uno de Posadas.

Por otro lado, las mismas fuentes consultadas indicaron que durante el examen médico realizado al sospechoso se advirtieron distintos cortes en el cuerpo que podrían ser compatibles con algún ataque de arma blanca.

Ésto podría hacer suponer a los investigadores que al momento del hecho hubo un forcejeo y posterior disputa entre el detenido y la víctima.

En tanto, ayer por la tarde la pareja de la víctima, Tamara Ríos (25), familia y amigos despidieron a Mauricio Ezequiel Morais en el barrio Parque Adam.

Disputa y ataque fatal
Ayer, además, este matutino se dirigió al barrio donde sucedieron los hechos y entrevistó a la suegra de la víctima, Carmen Ríos, quien contó que previo al hecho existió un conflicto que involucró a los implicados y a sus familiares.

“Fue todo por culpa de la hermana de él (Morais), que peleó con la señora de Yiyo, Lorena”, afirmó Carmen.

En relación a cómo se originó la pelea, continuó: “Yiyo tiró una botella a la sobrina de Mauri y él salió a defenderla. Le preguntó por qué tiró la botella, se dió vuelta y no pelearon más”.

Según el testimonio de la suegra de Morais, la Policía había llegado al lugar por la investigación de un ilícito que había cometido Yiyo esa misma tarde.

Por ese motivo, el presunto agresor se dirigió a lo de su hermana, a pocos metros, a esconderse “porque ahí tenían las facas”, expresó la entrevistada.

Agregó: “Todos le decían ‘Mauri, vení acá’”, pero en ese momento se cree que Morais lo siguió e invitó a pelear mano a mano a su vecino.

Carmen además relató que el acusado se dio la vuelta dirigiéndose a Morais, “y se agarraron”.

Con respecto a la gresca y al ataque mortal, la suegra de Morais explicó que “fue atrás de la iglesia de piedra”.

También añadió que Mauricio recibió el ataque y que luego “caminó un poquito más y se cayó, justo pasó una camioneta y lo llevó. Saltaba mucha sangre porque parece que le cortó la arteria”.

Sobre la pesquisa, uniformados intervinientes incautaron un cuchillo de metal con cordón negro que fue descartado en una alcantarilla del mismo vecindario y que, aparentemente, habría sido arrojado por el agresor.

La víctima fue trasladada al Hospital Ramón Madariaga donde tuvo que ser operado de urgencia.

Luego de la intervención quirúrgica, Morais estuvo alojado en terapia intensiva, hasta que en la noche del domingo, alrededor de las 23.30, el médico de guardia confirmó el deceso a causa de un shock refractario.

“Mi hija había venido a descansar y nos enteramos acá que Mauri falleció. Unos familiares vinieron a avisar”, expresó la suegra sobre cómo tomó conocimiento del lamentable desenlace.

Con respecto al agresor y a sus allegados que viven en el mismo barrio, la familia de Morais no tomó represalias y, según afirmó Carmen, la hermana de la víctima estaba muy asustada y sólo atinó a preguntar por qué le hicieron eso a su hermano.

“Él nos ayudaba mucho”
Mauricio Ezequiel Morais tenía 25 años y vivía en concubinato con Tamara Ríos, con quien tiene una hija de siete meses y un hijo de siete años.

“Él era re bueno, nos ayudaba mucho”, aseguró Carmen luego de comentar que Mauricio formó una familia junto a su hija Tamara hace varios años y que era vendedor ambulante de productos de limpieza.

Por su parte, algunos vecinos desconocen antecedentes penales de la víctima, mientras que aseguraron que el presunto agresor y su actual pareja tienen historial policial por hechos de robo.

Vecinos del barrio San Jorge no salen de su asombro por lo ocurrido el viernes.

Total Page Visits: 31 - Today Page Visits: 1