El sospechoso de 32 años permanecerá preso acusado de “lesiones agravadas por el vínculo”. Ordenaron realizarle pericias psicológicas. Aguardan el testimonio de la víctima de 23 años.

Hace poco más de diez días, una joven fue literalmente salvada de la agresión de su expareja gracias a que sus vecinos llamaron a la policía. El hombre de 32 años fue detenido y puesto a disposición de la Justicia. A través de su defensor, presentó un pedido para recuperar la libertad pero no logró su cometido. En tanto, la víctima estaba bajo la asistencia del equipo interdisciplinario de la Comisaría de la Mujer.

Según se pudo saber, el hombre presentó un pedido de excarcelación ante el Juzgado de Instrucción 1 de Posadas, pero este le fue denegado.

A su vez, ordenaron que sea sometido a pericias psicológicas para trazar un perfil con el cual a posteriori el juez podrá tomar alguna decisión respecto a su libertad. También aguardan la declaración testimonial de la víctima, para que aporte detalles de la relación.

Las fuentes consultadas confirmaron que el episodio de violencia que derivó en la detención no sería la primera vez que ocurría. El sospechoso está acusado de “lesiones agravadas por el vínculo”.

Aviso al 911

Alrededor de las 23:20 del pasado jueves 13 de enero, el sistema de emergencias recibió un llamado en el cual un vecino de las calles Coronel Álvarez casi avenida Roca del barrio de Villa Sarita, alertaba que en un domicilio se escuchaba una discusión de pareja muy elevada de tono, a raíz del cual temían por la integridad de una joven.

Efectivos de la comisaría Primera llegaron al lugar y tocaron timbre repetidas veces, momento en el que oyeron un pedido de auxilio desde el interior de la vivienda. Observaron salir a una joven que aprovechó la situación para escapar del estrangulamiento que el hombre intentaba. Antes de esta maniobra ya la había golpeado en el rostro.

El agresor puso resistencia al arresto pero finalmente fue reducido por los efectivos actuantes. Previamente a ser revisado por el médico policial, lo alojaron en una celda de la seccional, mientras que la joven fue asistida por personal médico. Constataron que tenía hematomas en los ojos y marcas en el cuello.

En base a averiguaciones los investigadores supieron que la relación era violenta y ella decidió darla por terminada. Comenzó un nuevo vínculo y esto habría enfurecido al sospechoso. Este merodeó la casa por varios días hasta que ingresó para agredirla.

Total Page Visits: 27 - Today Page Visits: 1