El juicio, que comenzó en diciembre y cuya definición se postergó luego del pedido de una nueva prueba accidentológica, continuará el próximo lunes en el Tribunal Penal de Eldorado.

Con la posibilidad de las partes de acceder a una nueva prueba accidentológica, oportunamente solicitada durante la última jornada del debate celebrada el pasado 21 de diciembre, se espera que el próximo lunes se reanude con los alegatos el juicio oral en Eldorado que investiga la muerte de Natanael Moreira (19), hecho ocurrido durante una presunta persecución de motos y en el que están imputados José Luis Rodríguez y Hugo Hernán Cristaldo.

Tal como se publicó en su momento, el debate pasó a un cuarto intermedio luego de que los miembros del Tribunal Penal Uno de la Ciudad del Trabajo aceptaran el pedido presentado por la defensa de los acusados para la confección de una nueva prueba accidentológica. Entonces el pedido fue compartido por el fiscal Federico Rodríguez.

Y es que a partir de este elemento probatorio se podría confirmar científicamente si existió la supuesta patada por parte de uno de los acusados hacía la rueda delantera del vehículo de las víctimas y que derivó en el despiste y derrape mortal.

A pedido de los magistrados, los abogados patrocinantes de los imputados confeccionaron una lista de puntos que consideran importantes a reconstruir con la nueva pericia.

Entre ellos se pidió al nuevo perito que precise si existe evidencia física que permita demostrar impacto o contacto entre los vehículos involucrados en el hecho, si es posible determinar si hubo acción de fuerza desde el vehículo Motomel hacia al vehículo Yamaha. En este punto se busca concretamente determinar si la moto de las víctimas habría recibido alguna patada o fuerza de empuje en su fuerza delantera por parte del otro conductor.

Tercero, que se determine la velocidad del vehículo Yamaha teniendo en cuenta sus características técnicas y el peso de los pasajeros.

Asimismo, que se elabore un croquis ilustrativo con mediciones del camino y objetos presentes en el lugar del hecho y la posición de los vehículos como resultado del siniestro, y la posición de los vehículos al momento del impacto o contacto, si es que lo hubo.

Además, que se determine la distancia de frenado, del vehículo Yamaha, indicando el inicio de dicho frenado y el punto donde termina en el piso.

Por otra parte, también se requirió construir si los vehículos hicieron maniobras irregulares antes del impacto o caída, de una de ellas o ambas. Y si con los datos existentes se puede concluir que hubo un vehículo embistente, contacto entre las motos o acción de fuerzas de una de ellas hacía la otra.

Y por último, que se determine el lugar donde habrían quedado los cuerpos de las víctimas.

Se reanuda con alegatos el debate por la muerte de Natanael Moreira

Pericia endeble

El requerimiento de las partes se debió al -a consideración de las partes- endeble informe que realizó en su momento la licenciada en Criminalística Fabiana Mendoza (32), quien en la mañana del hecho, 13 de julio de 2019, fue comisionada por efectivos de la Unidad Regional V para realizar los croquis y pericias en el lugar donde se produjo el hecho: avenida Victoria Aguirre, en inmediaciones de las calles Las Calandrias y Pellegrini

Una de las primeras consultas de la defensa a la profesional fue en relación a lo que vio al llegar al lugar y con qué se encontró. Al respecto, Mendoza precisó que aquella jornada constató las manchas de sangre que había sobre el asfalto, como así también marcas de derrape sobre el cordón cuneta y otros sectores. También comentó que encontró una mochila con elementos personales que presumiblemente serían de las víctimas.

Aunque uno de los aspectos que más llamó la atención de los abogados Fabián Santa Clara y Jorge Fernández, a cargo de la defensa de los imputados, fue que a la hora de relevar el hecho se incorporó al informe datos sobre una camioneta que no tendría nada que ver con el hecho que se investigaba. Y que correspondía a otro caso en donde habría intervenido la profesional.

Ante esto, la testigo se defendió y dijo que los datos del otro vehículo pudieron haberse traspapelado.

Por otro lado, la profesional explicó a los miembros del tribunal y a las partes intervinientes sus estudios hechos mediante la señalización de un croquis. Allí comentó en qué se basó para su realización y los protocolos de acción que siguió.

No obstante, luego fue interpelada por el fiscal Rodríguez, quien en varios momentos corrigió distintos detalles o puntos pocos claros que se contradecían en el relato de la testigo.

En otro punto de lo vertido por la profesional, hizo mención a una marca que detectó sobre el asfalto y que describió como un “brochazo”, término al que explicó cómo el contacto brusco de un vehículo con otro y que provoca un desplazamiento lateral.

Aunque a la hora de precisar bien qué era exactamente esa marca, no supo decir si en verdad se trató de una mancha de nafta u otro material sobre el asfalto.


Persecución a la salida de un cumpleaños

El hecho que ventila en instancia de debate en Eldorado se produjo durante la mañana del 13 de julio de 2019 sobre la avenida Victoria Aguirre, de Puerto Iguazú. Moreira manejaba una moto y era acompañado por Yonathan Marcelo Lukachuk -en ese momento de 15 años- e Iván González.

Según lo que se reconstruyó en la etapa de instrucción del caso, los tres amigos eran perseguidos por otro biciclo en el que viajaban los imputados. Y con quienes, al parecer, se generó un entredicho a la salida de un salón de fiestas ubicado en el barrio Unión y que generó la bronca de los acusados que siguieron y, en un momento determinado momento, hicieron perder el control de la moto al joven fallecido. En tanto, los otros dos jóvenes resultaron con distintas lesiones.

Se reanuda con alegatos el debate por la muerte de Natanael Moreira
Total Page Visits: 14 - Today Page Visits: 1