Guillermo Yoel Pereyra (25 años), acusado de haber disparado en fuego cruzado a Héctor “Keko” Sotelo (quien luego falleció en el hospital) en una plazoleta de la avenida Sáenz Peña de Posadas el 27 de enero, fue citado a brindar declaración testimonial del hecho hoy lunes ante la Justicia.

En tanto que los Peritos de la Policía Científica de Misiones determinaron que la pistola nueve milímetros incautada en una vivienda de la colectora del Acceso Sur -donde fue detenido el padre del principal imputado- , fue la usada en la balacera, que finalmente acabó con la vida de “Keko” Sotelo. Balacera en Posadas

Pereyra concurrió el viernes pasado al Juzgado de Instrucción 1 de Posadas, a cargo de Marcelo Cardozo, nombró representante legal para que lo defienda (Nito Ramírez) y fue notificado de la causa en su contra. Independiente de que declare o no en sede judicial, el detenido sería imputado bajo los cargos de “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”.

Sotelo recibió tres disparos en la balacera en Posadas, uno de ellos mortal en el pecho, que le costó la vida, tras siete días de internación en terapia intensiva del Hospital Escuela Dr. Ramón Madariaga.

Vecinos, amigos y familiares despidieron ayer sábado en el barrio A 3-2 de Posadas, los restos de Héctor “Keko” Sotelo.

Indagatorias para este lunes

En medio de un fuerte dispositivo de seguridad, Yoel Pereyra fue trasladado el viernes pasado desde la comisaría cuarta hasta el Juzgado de Instrucción 1 de la avenida López Torres.

El magistrado interviniente citó a indagatoria testimonial para el próximo lunes 7 de febrero a Joel Pereyra, como así también a los otros dos detenidos -su padre y un joven de 22 años-, quienes fueron aprehendidos en los allanamientos de esta semana, vinculados con la causa.

El imputado principal fue detenido a alrededor de las 21:00 horas del miércoles pasado, en las calles Niño Jesús y Nueva Esperanza de San Javier. Pereyra intervino en la balacera ocurrida el pasado jueves 27 de enero en una plazoleta de la avenida Sáenz Peña, frente a la parroquia Sagrada Familia.

Héctor “Keko” Sotelo -iba acompañado por su hermano Marcos y otro joven- bajó de un auto Ford KA y comenzó a disparar contra Joel Pereyra y su novia, en tanto que este último extrajo un arma de fuego de entre sus ropas y repelió el ataque, según fuentes de la investigación.

En el fuego cruzado, “Keko” Sotelo recibió tres balazos, uno de ellos en el pecho, que luego provocó su muerte, a pesar atención médica recibida. El herido fue llevado en el mismo Ford KA, por su hermano Marcos hasta el Hospital Escuela Dr. Ramón Madariaga, donde fue intervenido quirúrgicamente y permaneció en terapia intensiva hasta el jueves 3 de febrero, en que falleció por las heridas recibidas.

Allanamiento y armamento hallado

Asimismo, fuentes judiciales confirmaron que los dos hombres detenidos luego de los allanamientos que se produjeron en Posadas y Garupá, continuarán tras las rejas, vinculados al avance de la investigación. Se trata del padre de Yoel y un joven de 22 años que habría acompañado a Pereyra en el momento del ataque de los hermanos Sotelo en la balacera.

En la casa del padre del principal acusado, la Policía encontró varias armas de fuego -rifles y pistolas- y municiones.

Con orden del Juzgado interviniente y con el apoyo de unidades especiales, los uniformados ingresaron a un domicilio en el barrio Papa Francisco sobre la colectora Acceso Sur donde incautaron; dos pistolas calibre 9 y 45 milímetros, una escopeta 16, un rifle aire comprimido, un rifle calibre 308, como así también; cartuchos 7.62, de escopeta y pistolas. Además, arrestaron al sindicado de 49 años.

Los agentes de la Dirección Drogas peligrosas secuestraron una camioneta Toyota Hilux, en cuyo interior se decomisaron dentro de un bolso 57 gramos de marihuana.

Por otro lado, en el barrio Santa Clara II de Garupá, otras dos casas fueron requisadas, en donde los efectivos confiscaron una esposa de seguridad, un cartucho de 9 mm y detuvieron a un joven de 22 años.

Peritos de la Policía Científica de Misiones determinaron que la pistola nueve milímetros incautada en una vivienda de la colectora del Acceso Sur -donde fue detenido el padre del principal imputado- , fue la usada en el fuego cruzado que finalmente termino con la vida de “Keko” Sotelo.

Total Page Visits: 17 - Today Page Visits: 2