El sospechoso es de nacionalidad paraguaya y testigos apuntan a una discusión por una garrafa de diez kilogramos.

Un hombre de 68 años fue asesinado a golpes y con cortes profundos de hacha y machete. El cuerpo inerte de Antonio Valdemar Barnack fue descubierto este lunes durante la maña (a las 11.40 aproximadamente) en su domicilio de la calle Ordóñez al 300 de San Javier.

Si bien se aguarda que la autopsia precise las lesiones fatales, los primeros informes señalaron que el jubilado fue literalmente “masacrado cruelmente” y su cadáver presentaba heridas cortantes en la cabeza, brazos y manos.

De inmediato intervinieron investigadores de la Unidad Regional VI bajo las directivas de la jueza de Instrucción 5, Selva Raquel Zuetta, y se logró determinar un sospechoso, quien fue ubicado y detenido pocas horas después en un allanamiento realizado en el barrio San José.

Bajo sospecha

Fue aprehendido un joven paraguayo de 24 años y en el inmueble de la calle Gaspar Gauparé y costanera el procedimiento permitió el secuestro de varias prendas de vestir con manchas que se presumen de sangre por color y consistencia.

También los pesquisas secuestraron un hacha y un machete con rastros de tonalidad escarlata, similares a sangre.

Todo será peritado por la Policía Científica y sus resultados se estiman como determinantes para el esclarecimiento del homicidio, confiaron fuentes consultadas.

La jueza Zuetta para ampliar pruebas, sobre todo pericias informáticas y de comunicación de celulares, solicitó la intervención directa de expertos de la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas (SAIC), dependientes del Superior Tribunal de Justicia.

La garrafa

Pasado el mediodía, la investigación policial avanzó también sobre el presunto objetivo o móvil del crimen. Todos los datos surgidos de testigos y conocedores del entorno de Barnack confluyeron en el joven de nacionalidad paraguaya como presunto autor del crimen y que el robo de elementos de valor de la vivienda de la víctima fatal en el barrio Stella Maris era la primera hipótesis.

La punta de la madeja era precisa y a no mucha distancia de la vivienda de calle Ordóñez fue hallada una garrafa de diez kilogramos de color violeta, que el sospechoso del ataque había vendido a un vecino.

Este hombre afirmó que la adquirió por la oferta del ciudadano paraguayo pero que no sospechaba que estaría “manchada con sangre” de un atraco. Se la entregó de inmediato a la policía y también fue puesta a disposición de las pericias pertinentes de la Policía Científica de la Unidad Regional VI.

En cuanto a la situación del detenido se informó que fue puesto a disposición de la jueza mencionada para ser citado a indagatoria en las próximas horas.

Se aguarda previo a ello, el resultado de la autopsia solicitada a la Morgue Judicial de Posadas y el sumario con las actuaciones realizadas hasta el momento.

Total Page Visits: 13 - Today Page Visits: 1