Ayer en Posadas en una plaza pública y ante asistentes de distintos puntos de la provincia, cuestionó con dureza el rol desarrollado por los integrantes de la Corte

“Hace falta un poder Judicial en la Argentina, hace falta justicia porque en la actualidad eso es casi utópico” sostuvo ayer el juez Juan María Ramos Padilla en Posadas en la charla abierta realizada en el anfiteatro griego acompañado por el dirigente social Luis D’Elía y el secretario general de ATE nacional Hugo “Cachorro” Godoy.

Los citados de esta manera dieron en Misiones continuidad a aquella proclama de democratización de la justicia que lanzaron el 1 de febrero con una multitudinaria marcha frente a la Corte Suprema de Justicia en la Ciudad de Buenos Aires. Los disertantes indicaron que en Posadas se da inicio a una asamblea popular con la participación de pobladores de Posadas, de otras ciudades de Misiones y de otras provincias, para luego transitar otros puntos del país hasta volver a Buenos Aires para impulsar los cambios anhelados.

“Es necesario un Poder Judicial”, añadió tras cuestionar que ahora los jueces de la Corte Suprema solo cuidan “sus privilegios y los intereses de otros, porque eso es el Poder Judicial”.
Ramos Padilla considera que “hay que decirle nunca más a este sistema judicial”, al cuestionar la forma en que funciona la Corte Suprema de Justicia de la Nación, «no se puede hablar de justicia y se tienen que ir para que podamos empezar a construir un poder judicial para todos iguales, para que se cumpla el principio de que todos somos iguales ante la ley”.

Entre varios de los ejemplos dados en la plaza pública habló ayer de la deuda externa contraída por el ex presidente Mauricio Macri, al sostener que los jueces “no la vieron”, en referencia a que deberían haber intervenido para que sea el Senado el que aprobara el endeudamiento.
Luego Ramos Padilla en duros términos indicaría que en la actualidad la justicia “es la columna vertebral en defensa de los intereses de la Embajada de los Estados Unidos, representada también por los medios” hegemónicos, al recordar que allí Macri también tiene poder de acción.

Instó a “empezar a reflexionar sobre la justicia que no hay en la Argentina. Es un debate que debemos encarar. Hasta que no se vayan no podemos gobernar”, dijo quien es actualmente titular de la Cámara del tribunal oral 29 de la Ciudad de Buenos Aires. Es reconocido como el juez que declaró la inconstitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y haber sido quien inició el proceso legal de restitución de menores apropiados durante la dictadura.
Planteó en la misma línea que “no podemos permitir que gobiernen tres tipos que no los votamos”, en referencia a los jueces de la Corte “que hoy se llevan al Poder (Ejecutivo y Legislativo) por delante”.

Como muestra de que hay mucho por cambiar recordó aquello de que “los jueces no tienen que hablar, que hablan por sus sentencias, cuando estas están escritas en latín y así nunca podemos saber lo que piensan los jueces. Así seguimos con la “excelencia”, “ut supra”, “porque nos mienten desde siempre”. “Y quien va a buscar justicia, lo encuentra de vez en cuando y solamente en el fuero laboral, que es el perseguido porque lo miran como bicho raro”.
Planteó que en verdad “es un poder contra mayoritario”. Indicó que esto implica que “aun cuando hay que defender a una minoría el Poder Judicial lo puede hacer, pero se confundieron de minoría, ya que están para resolver los privilegios de otra minoría”.


Debate colectivo

El secretario general de ATE nacional Hugo “Cachorro” Godoy, fue el primer invitado en disertar y planteó que “es indispensable el debate colectivo” sobre una reforma judicial.
“En 40 años de democracia tuvimos avances en términos de derechos individuales pero retrocesos en derechos colectivos”.

Planteó que “no hay Poder Judicial” en la Argentina porque se convirtió en “la columna vertebral del conservadurismo, lo que llevó a la conclusión a la opinión pública que no se trata igual al pobre como al rico”. De paso recordó las 105.000 escuchas telefónicas hecha por la AFI que se entregó a la justicia y era utilizada para la persecución política de los luchadores y opositores de la política neoliberales del macrismo.

El dirigente social Luis D’Elía en su intervención recordó el Plan Cóndor y que “40 años después, la política norteamericana vuelve con las mismas prácticas algunos los llaman plan lawfare y otros plan Atlanta por el Estado del Norte donde se reunieron alguna vez la derecha americana con el departamento de estado de los Estados Unidos. Antes utilizaban a los militares y hoy utilizan a los jueces para perseguir opositores y, que solo proclaman la supremacía del imperio; necesitan jueces para instalar modelos económicos de dominación y darle impunidad a los tomadores de créditos, como los 44.400 millones de dólares tomado de deuda, fugados y lavados por la banda mafiosa del macrismo y no hay un solo imputado o detenido”, concluyó.

Total Page Visits: 37 - Today Page Visits: 1