Nelson Lukoski, integrante de la Asociación de Almaceneros de Misiones, explicó que, ante la elevada inflación y el aumento del transporte, los precios de varios productos sufrieron fuertes incrementos. Además, anticipó que se espera un nuevo ajuste de precios en el pollo y la carne para la próxima semana.

En ese sentido, expresó preocupación frente a la actualización y el ajuste de precios en el pollo y la carne, pero además, en la mayoría de los productos, dado que consideró que “no existe ningún tipo de control” y esto favorece a que “las empresas aumenten y controlen los precios”.

Es el caso de la carne y el pollo que, pese a que tuvo un reajuste de precios la semana anterior, se espera un nuevo aumento para los próximos días, según anticipó Lukoski.

El empresario explicó que el aumento del precio del combustible provocó la suba de costos, y a esto se le sumó el faltante de stock de algunos productos debido a la sequía que afecta a la producción tanto misionera como también del país.

Estas situaciones inciden en los costos de la mayoría de los productos que se incluyen en la canasta familiar. “El aumento del combustible incide en un 6 y 8% aproximadamente”, precisó. Sin embargo, en el caso de los lácteos el costo se elevó alrededor del 10%.

Además, existen productos que escasean a causa de la sequía que afecta a la ganadería y agricultura. Asimismo, Lukoski reveló que no se cuenta con el stock necesario de varios enlatados entre los que mencionó la sardina y caballa.

En tanto, respecto al porcentaje de las ganancias de un comerciante, explicó que varía según cada producto, dado que en algunos casos se tienen que ofrecer a un precio menor para lograr su comercialización, tal es el caso de las frutas y las verduras que aumentaron un 200% aproximadamente.

Por otra parte, ante la posibilidad de que el Gobierno cree una industria de alimentos para que se estipulen los precios de los productos, manifestó que “sería para los pequeños productores de frutas y hortícolas que se encuentran afectados tanto por la sequía, como también por los incendios, problemáticas que afectan a la producción y por ende a la oferta de verduras y frutas sufren un aumento del valor”.

En ese sentido, sostuvo que los demás productos necesitan otro tipo de control porque “los precios cuidados como medida, no sirven y siempre hay productos que se mantienen por debajo de un precio cuidado”.

Lukoski remarcó que es el consumidor quien regula los precios ya que estos son determinados por la oferta y la demanda. Sobre esto ejemplificó que durante enero y febrero disminuyó el precio de los jabones en polvo dado que disminuyó su comercialización. “La regulación de los precios por parte del Estado más bien sería por los precios de salida de fábrica y no hacer una empresa”.

Total Page Visits: 14 - Today Page Visits: 1