Eran cerca de las 2, según testigos, cuando esto sucedió. Ante la intervención de la Policía el hombre habría abandonado el lugar. Más tarde retornaría al lugar para esperar a las víctimas y seguirlas hasta el lugar del hecho en el barrio Nueva Esperanza

La investigación por el doble femicidio que se produjo en la madrugada de este lunes en San Antonio avanza y en las últimas horas testigos indicaron que horas antes del hecho Sergio Kozak, sindicado como el doble femicida, intentó agredir a las dos víctimas, Débora Elizalde y su madre Gabriela Agüero.

Según lo que pudieron recabar de información los investigadores en el transcurso de la jornada, el hombre habría mantenido una discusión con las dos víctimas, en las puertas de un boliche ubicado frente a la ruta nacional N° 101. Allí, Kozak discutió e intentó agredir Débora y a Gabriela. La situación fue tan violenta que debió intervenir la Policía para echar al hombre del lugar.

Eran cerca de las 2, según testigos, cuando esto sucedió. Ante la intervención de la Policía el hombre habría abandonado el lugar, pero regresó más tarde. Los investigadores creen que en ese momento habría ido en busca del arma calibre 38 con la que un rato más tarde ultimó a las víctimas.

Débora y Gabriela abandonaron el local bailable cerca de las 3.30 en un taxi y con destino a su casa en el barrio Nueva Esperanza. Hasta allí, siempre según los investigadores, las persiguió Kozak, unos 15 kilómetros, para matarlas en el ingreso a la vivienda.

Kozak mató a balazos en ese lugar a su novia y a su suegra luego escapó, por lo que en estos momentos es intensamente buscado por un operativo policial que incluye más de 30 efectivos de la Policía de Misiones, desplegados a lo largo de toda la zona de monte y la franja fronteriza de la localidad donde se cometió el doble femicidio.

Las víctimas fueron identificadas como Débora Elizalde (24) y su madre Débora Agüero

El hecho

Se supone en base a los primeros indicios que una vez que kozak siguió a las dos mujeres desde el local bailable hasta la casa, y cuando las tuvo a su merced desenfundó un revólver calibre 38 y ejecutó a ambas a corta distancia. Un hijo y hermano de las víctimas fue testigo presencial de la secuencia y detalló que incluso antes, el sujeto intentó atropellarlas con su vehículo.

Finalmente el joven forcejeó y pudo desarmar al asesino pero el ataque mortal ya se había producido. Mientras trataba de socorrer a su familiar el atacante huyó.

Fuentes investigativas mencionaron que la relación del sindicado autor del doble femicidio era reciente, que él había contratado a la joven para trabajar en el comercio del que es propietario y en ese contexto comenzaron a frecuentarse.

La localidad de San Antonio está conmocionada y las fotos del prófugo inundaron las redes sociales en razón de que circulaba en una camioneta Fíat Toro azul y temen que escape hacia Brasil por uno de los tantos pasos clandestinos que ofrece la frontera seca.

Sobre eso, se supo que pasadas las 9 de esta mañana fue encontrado el vehículo en un paraje distante a unos 5 kilómetros del centro de la localidad. Estaba abandonado y con las puertas trabadas en una propiedad que el sospechoso habría adquirido recientemente. El paradero del sujeto es un misterio hasta el momento. 

Intervino la comisaría de San Antonio y distintas dependencias de la Unidad Regional XII de Bernardo de Irigoyen. El juzgado de Instrucción 3 de Puerto Iguazú, a cargo del juez Martín Brites, interviene en la causa.

Total Page Visits: 36 - Today Page Visits: 1