En Misiones operan dos helicópteros con sistema bambi que contempla una capacidad de 800 litros de agua. Recorren, alertan a los bomberos sobre las zonas afectadas y atacan el fuego de una manera más focalizada

Sin bien las lluvias en la región trajeron un poco de alivio para bomberos y brigadistas, el fuego no cesa, los vientos y las altas temperaturas son un condimento especial para que los incendios se sigan expandiendo a lugares de difícil acceso. Allí a la par de los bomberos aparecen los aviones y helicópteros que son otra parte fundamental de la lucha contra los incendios.

En ese sentido en diálogo, Cristian Koch, piloto de helicóptero y avión hidrante, describió cómo se trabaja y cuál es la función que cumplen ellos desde las alturas.

“Estamos operando una máquina que es exclusivamente bombero con balde o Bambi con una capacidad de 800 litros, además con otro helicóptero que sería observador, también hace traslado de brigadistas y que contiene un equipo de camilla permanentemente por si es necesario”, explicó el piloto que lleva más de 40 años volando y unos 20 años en incendios de reforestaciones de campos.

El piloto dio a conocer que hace tres años están planamente abocados a los incendios en la tierra colorada y la región, el equipo está compuesto por dos helicópteros, tres pilotos, tres copilotos y cuatro técnicos.

“Empezamos cuando comenzaron los incendios de la reserva de Yabotí, esos fueron los primeros que se vieron en una magnitud grande y bueno nos dimos cuenta que esto vino para quedarse, por eso nos fuimos preparando y lo seguimos haciendo”, explicó.

En cuanto a la situación actual, Koch, manifestó que los primeros focos se vieron en noviembre pasado, en diciembre se incrementaron y pese a que mermaron unos días por las lluvias, en enero y febrero se desataron con todo.

“Es un trabajo que requiere mucha pericia, tener una tripulación capacitada y además con entrenamiento. Tiene sus riesgos, pero bueno, uno tiene que tratar de no arrimarse tanto al sector del fuego, por eso es importante la pericia porque se trabaja en situaciones difíciles, con poca visibilidad, mucho viento y mucha turbulencia, también muchísimo calor, que eso afecta al vuelo de la aeronave. Hay que tener sumo cuidado, en nuestro equipo somos pilotos con bastante experiencia y nos van acompañando copilotos más nuevo para que ya se vayan formando”, expresó.

Por su tipo de relieve y zonas de difícil acceso en Misiones el helicóptero es fundamental, pero también es de gran ayuda el avión hidrante. “Ambos son necesarios, por ahí el avión abarca más superficie como incendios de campos, pero en la selva el incendio es más focalizado y de ahí es donde el helicóptero es muy preciso en el tiro de agua. Hay lugares que es prácticamente inaccesible para un avión como las sierras y los cerros, allí con el helicóptero podemos acceder fácilmente y sí tenemos el agua cerca es muchísimo mejor. Esa es la diferencia con el avión, que para hacer una carga de agua debe viajar hasta un aeropuerto y tener todo un equipo en tierra preparado, camiones de bomberos que hagan la carga y volver a salir, los aeropuertos que tenemos en Misiones son pocos y a veces los incendios son lejanos. Con el helicóptero tenemos la ventaja que juntamos el agua de arroyo, lagos, ríos y tajamares que tenemos bastante por suerte y la eso hace más ágil y rápido el accionar. Se traslada y descargan 800 litros en minutos”.

Además del atacar el fuego, los helicópteros cumplen otras funciones, la observar, alertar y recorrer lugares, como por ejemplo, en estos días además que además de combatir el fuego se encuentran recorriendo los distintos sectores entre Misiones y Corrientes, previendo y controlando que el fuego no llegue a los cables de alta tensión de la línea 500 kv, la cual días atrás se vio afectada dejando sin servicio de energía eléctrica a toda la provincia de Misiones.

“Estamos con el trabajo de observación de toda la línea de alta tensión, porque esa línea está en peligro. Los incendios están al borde de la de la línea 500kv, hay pinos muy altos que las llamas estaban cerca de llegar, si bien no a las líneas porque tienen un buen distanciamiento, pero si en la base que sostienen a esas grandes torres. Eso se ve afectado por el fuego, entonces uno de los trabajos del helicóptero es observar dónde está el foco y mandar a los brigadistas por tierra, porque allí cuando las líneas están con corriente no se puede tirar agua, eso causaría una catastrofe. Entonces simplemente se hace un control diario de la situación, todos los días cruzamos cerca del mediodía y volvemos a la tarde; y ahí también hacemos observación de otros incendios que hay en la zona y se colabora con la gente que necesita”, cerró Koch.

Desde el aire, los helicópteros trabajan a la par de los bomberos en el combate contra el fuego
Desde el aire, los helicópteros trabajan a la par de los bomberos en el combate contra el fuego
Total Page Visits: 10 - Today Page Visits: 1