Las flores salieron entre las cenizas y trajeron ilusión tras la larga lucha de los bomberos para apagar el fuego.

El mayor humedal del país fue arrasado por el fuego que devastó a la provincia de Corrientes durante meses. La flora y la fauna del lugar están en peligro. Sin embargo, una imagen genera esperanza.

En los últimos días, tras la lluvia y en medio de las cenizas, empezaron a brotar flores.

Según informaron desde la Fundación Rewilding Argentina (FRA), se trata de flores de bulbo, -científicamente llamadas Zephyranthes y Habranthus brachyandrus, que brotaron en un total de 500 hectáreas ubicadas en distintas zonas del mencionado parque natural correntino.

Tras las lluvias de la semana pasada que aplacaron en gran parte los incendios forestales que ya arrasaron con más de 1.000.000 de hectáreas en Corrientes, – lo que representa el 11% de la superficie provincial-, la sabia Madre Naturaleza volvió a decir presente con una postal por demás alentadora: entre las cenizas del Parque Nacional Iberá volvieron a brotar flores y las autoridades de la reserva ya comenzaron con los trabajos para iniciar su restauración.

Total Page Visits: 8 - Today Page Visits: 1