El presidente ruso habló con Emmanuel Macron. En la conversación descartó dar marcha atrás con su invasión durante su conversación

Vladimir Putin dijo que obtendrá “sus objetivos” en Ucrania “por la negociación o por la guerra”, en una conversación telefónica el domingo con su homólogo francés Emmanuel Macron, afirmó la presidencia francesa.

El líder ruso recalcó además que “no era su intención” atacar centrales nucleares ucranianas, según una fuente de la presidencia francesa.

Durante su conversación de una hora con 45 minutos, Macron encontró a Putin “muy decidido a conseguir sus objetivos”, entre ellos, “lo que el presidente ruso llama ‘desnazificación’ y neutralización de Ucrania”.

La discusión telefónica entre ambos líderes, a petición de Macron, es la cuarta desde el inicio de la ofensiva rusa en Ucrania el 24 de febrero.

En su anterior intercambio, la presidencia francesa informó que Macron opinaba que “lo peor está por llegar” y que Putin busca apoderarse “de todo el país”.

Putin también pidió el reconocimiento de la soberanía rusa sobre Crimea (que Moscú anexionó en 2014) y de la independencia de los territorios rusoparlantes del Donbás (este de Ucrania). Unas exigencias “inaceptables para los ucranianos”, explicó la presidencia francesa.

Macron instó a Putin a que su ejército no pusiera en peligro a civiles, de acuerdo con el derecho internacional,

Más temprano, el ruso también habló con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en otro intento de un jefe de estado por lograr una mediación

El turco exigió “un alto el fuego urgente y general permitirá encontrar una solución política y la apertura urgente de corredores humanitarios” en Ucrania.

“Abramos juntos la vía de la paz”, dijo Erdogan a su homólogo ruso, según consignó Ankara. 

Los medios de comunicación oficiales turcos dijeron que la conversación duró una hora.

Putin, por su parte, aseguró al presidente turco de que la “operación especial (como Moscú califica la invasión de Ucrania) sólo se detendrá si Kiev abandona la resistencia y acepta las demandas rusas.

Turquía está llevando a cabo un delicado acto de equilibrio. Por un lado, es miembro de la OTAN y aliado de Ucrania. Por otro, necesita mantener buenas relaciones con Rusia, de la que depende en gran medida para sus importaciones.

Ola de refugiadosMiembros del servicio de las tropas prorrusas con uniformes sin insignias conducen un vehículo blindado en la aldea de Bugas, controlada por los separatistas, durante el conflicto entre Ucrania y Rusia en la región de Donetsk, Ucrania 6 de marzo de 2022. REUTERS/Alexander ErmochenkoMiembros del servicio de las tropas prorrusas con uniformes sin insignias conducen un vehículo blindado en la aldea de Bugas, controlada por los separatistas, durante el conflicto entre Ucrania y Rusia en la región de Donetsk, Ucrania 6 de marzo de 2022. REUTERS/Alexander Ermochenko

Más de 1,5 millones de personas huyeron de Ucrania desde el inicio de la invasión rusa el 24 de febrero, según las últimas cifras de la ONU publicadas este domingo.

El Alto Comisionado de Naciones Unidos para los Refugiados (ACNUR) contabiliza 1.534.792 refugiados que huyeron de la guerra de Ucrania, tras un aumento de unos 166.000 desde el viernes, según los datos publicados este domingo a las 13H35 GMT.

Las autoridades de la ONU esperan que el flujo aumente, ya que el ejército ruso parece concentrar sus ataques en las grandes ciudades ucranianas.

“Más de 1,5 millones de refugiados de Ucrania han cruzado a los países vecinos en diez días. Esta es la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en Europa desde la Segunda Guerra Mundial”, tuiteó el Alto Comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi.

Estas cifras incluyen el territorio controlado por Kiev, con más de 37 millones de habitantes, pero no la península de Crimea –anexada por Rusia en 2014– ni las dos zonas en manos de los separatistas prorrusos en el este del país.

Según la ONU, hasta cuatro millones de personas podrían abandonar el país a causa del conflicto.

Polonia es el país que ha acogido un mayor número de refugiados, la mayoría de ellos mujeres y niños, puesto que los hombres en edad de combatir no pueden abandonar el país.

Según los guardias fronterizos polacos, el número de refugiados que entró a ese país desde el 24 de febrero es de 964.000. El número de llegadas a Polonia alcanzó el sábado una cifra récord, con 129.000 en un solo día.

La mayoría de estos refugiados tienen la nacionalidad ucraniana, pero también hay polacos, uzbekos, bielorrusos, indios, nigerianos, marroquíes, afganos, paquistaníes, estadounidenses y rusos.

En Polonia, donde ya vivían 1,5 millones de ucranianos antes de la ofensiva rusa, la gente se organiza en las redes sociales para recaudar dinero y medicamentos y también ofrecen viviendas, comida, trabajo o transportes gratuitos a los refugiados.

Hungría acogió a 169.053 refugiados, según ACNUR, un 11% del total y 12.000 más respecto al sábado.

El país cuenta con cinco puestos fronterizos con Ucrania y varias ciudades limítrofes, como Zahony, pusieron a disposición edificios públicos para alojar a ucranianos.

Unos 113.967 residentes huyeron a Eslovaquia por la guerra, según la agencia de la ONU.

Un total de 84.067 refugiados se encuentran actualmente territorio moldavo, según ACNUR.

Hasta 235.000 pasaron por el pequeño país, aunque 123.000 de ellos lo hicieron solo de paso, antes de ir a Rumania, según la agencia de la ONU.

La primera ministra moldava, Natalia Gavrilita, pidió este domingo ayuda humanitaria a Estados Unidos para asistir a los refugiados, durante una visita a ese país del secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken.

ACNUR contabilizó unos 71.640 refugiados procedentes de Ucrania en Rumania, donde se han instalado dos campos, uno en Sighetul y otro en Siret.

La agencia de la ONU también precisó que 157.056 personas, un 10% del total, se refugiaron en otros países europeos, más alejados de las fronteras de Ucrania.

Total Page Visits: 48 - Today Page Visits: 1