Tras la evasión de Fabio Martínez (45), la Jefatura de la Policía de Misiones dispuso el traslado de toda la guardia implicada a otra comisaría y sumario interno que incluyó al jefe y subjefe

Un detenido que cuenta con una gran cantidad de antecedentes por robo escapó de la Comisaría Tercera de Posadas durante la noche del lunes y por este hecho se activó un importante operativo cerrojo en toda la ciudad para dar con el evadido. 

Asimismo, a raíz de la fuga del detenido, identificado como Fabio Leonardo Martínez (45), la Jefatura de la Policía de Misiones instruyó un sumario judicial por evasión y sumario administrativo por parte de Asuntos Internos de la fuerza y el traslado completo de todo el personal de guardia que se encontraba al momento de la fuga. Incluso, según trascendió por fuentes consultadas por este medio, las medidas internas también alcanzaron al jefe y subjefe de la citada dependencia.

En relación a las circunstancias de la evasión, fuentes de la pesquisa indicaron que la ausencia del detenido se registró a las 19 del lunes cuando el personal policial de la seccional, dependiente de la Unidad Regional Uno, realizaba un conteo de los alojados en los pabellones de la mencionada sede policial.

Fue así que se supo que Martínez se había fugado de la celda donde estaba alojado desde agosto del año pasado por estar implicado en una causa por robo.

Asimismo, según fuentes de la Policía de Misiones, al notar la ausencia del recluso, inmediatamente se realizó una minuciosa inspección y se observó que en el pabellón número dos, en la parte superior lateral derecha, había un barrote doblado.

En ese contexto, los uniformados presumieron que el hombre se habría evadido por ese sector y desde la Jefatura de Policía se comenzaron a investigar las circunstancias en la que se produjo la fuga.

Según una fuente ligada a la investigación, se activó un fuerte operativo cerrojo para ubicar y recapturar al evadido que hasta el cierre de esta edición continuaba desaparecido.

Por su parte, trascendió que Martínez se encontraba detenido en esa dependencia por un hecho de robo a una comerciante de la capital provincial. La mujer había denunciado que habían ingresado a su local comercial, ubicado sobre la avenida López y Planes, tras violentar las tres cerraduras de la puerta principal.

Fue así que irrumpieron en el lugar, rompieron la alarma de emergencia y le sustrajeron numerosas prendas de vestir del local de indumentaria.

En aquella oportunidad, Martínez fue apresado por personal de la División Investigaciones de la Unidad Regional Uno con intervención del Juzgado de Instrucción Siete de Posadas.

Finalmente, tras la aprehensión del implicado se recuperó gran parte de lo que había sustraído a la damnificada.

Antecedente de negligencia

En este contexto de evasión, se cumplieron 28 días de la fuga de cuatro hombres que se hallaban detenidos en la comisaría de la localidad de San Martín y hasta el momento la búsqueda resultó infructuosa, a pesar de que la Jefatura de la Policía de Misiones destinó gran cantidad de personal y recursos para tratar de dar con los evadidos.

Los cuatro prófugos están implicados en causas federales por infracción a la ley de estupefacientes: el colombiano Marín Montes, Roberto Carlos Biano (28), de la localidad de Guaraní; el paraguayo Leonardo Celio Ríos Benítez y Cristian Ariel Pereira de Ramos (21), de Leandro N. Alem.

En tanto, en el marco del expediente administrativo se recepcionó la declaración de otros cuatro reos que optaron por no fugarse, quienes brindaron detalles que ratificaron las falencias en la requisa y control de la celda de la comisaría de San Martín.

En relación a ello, se busca determinar el grado de responsabilidad del oficial de guardia Aníbal S. y la agente Melani B., quien cumplía labores de “llavero”.

“Si bien por el momento no se pudo establecer complicidad de los funcionarios en la evasión, a partir del relato de los presos se podría atribuirles un accionar al menos negligente”, confió una fuente oficial.

Según declararon algunos presos, la fuga habría sido planificada en función a las fallas de control del personal de guardia y las evidentes limitaciones edilicias de la comisaría que ni siquiera cuenta con muro perimetral.

Así, tras forzar el pasador del portón del calabozo, los evadidos no tuvieron más que pasar por el precario tejido de alambre que divide la comisaría del playón deportivo municipal que está ubicado sobre ruta provincial 103.

Luego caminaron 100 metros y aguardaron un remís en la parada de colectivos ubicada frente a la ex municipalidad.

Efectivos uniformados y de civil de diferentes dependencias hacen base en Corpus y Santo Pipó siguiendo algunas pistas que derivaron en una decena de allanamientos en la zona, pero hasta el momento no hay rastros concretos de los prófugos.

“A esta altura, por los días que pasaron sin novedades, lo más probable es que ya hayan cruzado al Paraguay. Además tuvieron la ventaja de que en los primeros días el rastrillaje se centró en San Martín, hasta que surgió el dato del viaje a Corpus”, reconoció un investigador del caso.

En estos términos el vocero hizo referencia al aporte de un remisero obereño que declaró que el 16 de febrero a la noche trasladó a cuatro hombres desde San Martín hasta el Mirador de ruta provincial 6, en Colonia Alberdi.

Luego identificó al colombiano Deivy Julián Marín Montes (28), uno de los evadidos, al tiempo que precisó que una camioneta los esperó en el Mirador para trasladarlos hasta Corpus, tal como informó en forma exclusiva.

El remisero precisó que los pasajeros tenían al menos un celular y dinero en efectivo con que le pagaron el viaje, lo que apuntó sospechas hacia el personal de guardia en la comisaría. 

Total Page Visits: 24 - Today Page Visits: 1