En lo que fue su primera aparición pública como nuevo titular de la Entidad Binacional Yacyretá, el ingeniero Fernando de Vido visitó las obras de Aña Cuá, la obra para instalar 3 turbinas en el brazo del río Paraná que lleva ese nombre y que elevará la potencia de la central hidroeléctrica en casi 10 por ciento.

De Vido, que reemplazó a Ignacio Barrios Arrechea hace un mes, ya viene desplegando una intensa agenda de reuniones con todo el personal de la EBY distribuido en sus cuatro sedes: Posadas, las oficinas de Catalinas en CABA, Ituzaingó y todo el complejo de la central, aunque siempre con bajísimo perfil.

La nueva concejera Ana Almirón y el gerente de Aña Cuá, Fabián Ríos, fueron quienes llevaron adelante actividades públicas en estos primeros días de la gestión De Vido.

El formoseño fue recibido en Aña Cuá por Ríos y el representante del consorcio ART (Astaldi, Rovella y Tecnoedil), ingeniero Pasquale Buonanno, que tienen a su cargo la obra civil, un contrato valuado en 200 millones de dólares. El más importante de toda la obra de Aña Cuá.

Ríos y Buonanno le brindaron a De Vido toda la información técnica correspondiente al avance de los trabajos que se llevan adelante. De Vido recorrió las oficinas técnicas y el obrador, se reunió con el personal que allí se desempeña, y verificó los trabajos que se ejecutan en lo que será la Casa de Máquinas, especialmente los preparativos para el hormigonado del bloque C uno y C tres.

Pasquale Buonommo, del consorcio ART que realiza la obra civil de Aña Cuá, De Vido (centro) y Fabián Ríos, gerente de Aña Cuá (Foto EBY)

Los responsables de las obras brindaron informes sobre las cuestiones estructurales del proyecto y presentaron una prueba de equipos de “terminación fina” que se utilizará especialmente en la estructura de hormigón de la salida hidráulica de la Casa de Máquinas.

El Director Ejecutivo se informó sobre la llegada de equipos, como la “hidrofresa”, que se utilizará en la excavación para construir la pantalla impermeable en el corazón de la presa de suelo, observando además en la playa de acopio de la Voith las nuevas piezas con las que se completaron los pasos para los revestimientos del pozo, del tubo de succión y las narices.

Voith es la firma alemana que se adjudicó el segundo mayor contrato de Aña Cuá por 100 millones de dólares y tendrá a su cargo el diseño y construcción de las tres turbinas que se colocarán en lo que será una “mini-Yacyretá” (la central principal tiene 20 turbinas).

La maquinización de Aña Cuá significará un aumento del 10 % en la generación de energía del Complejo Hidroeléctrico de Yacyretá, de energía limpia, renovable y sin impactar en el medio ambiente, detalló la EBY en un comunicado.

La nueva central aprovechará el “caudal ecológico” de alrededor de mil quinientos metros cúbicos por segundo, que actualmente pasa por los vertederos de Añá Cuá para transformarlo en energía hidroeléctrica. Para esto contará con una potencia instalada de 270 megavatios, con tres turbinas tipo Kaplan de 90,20 MW de potencia cada una, informó la EBY.

Total Page Visits: 73 - Today Page Visits: 2