Paola Cabral, madre de Constantino, un chico de 6 años que sufrió una fractura de cráneo al caer de un juego peligroso en la Plaza Mil Colores del barrio Santa Helena, reveló que hace 4 o 5 años, el intendente Luis Ripoll había prometido reparar los juegos y hacer que la plaza sea segura para los niños.

El intendente renovador Luis Ripoll enfrenta serios cuestionamientos por el estado de las plazas en su comuna tras el gravísimo accidente que sufrió Constantino Cabral, de 6 años, quien sufrió una fractura de cráneo y se debate entre la vida y la muerte en el Hospital de Pediatría desde este martes 15 de Marzo.

Paola Cabral, la mamá del chico que está internado en Terapia Intensiva, habló de lo ocurrido en la Plaza “Mil Colores” del barrio de Santa Helena, cuando su hijo accidentalmente cayó de un juego que no es seguro, y se golpeó la cabeza contra una base de cemento desde una altura considerable.

Reveló que no es el primer accidente que ocurre en ese mismo juego, porque otra niña se habría fracturado un tobillo en ese lugar, tiempo atrás. Y contó también que hace unos 4 o 5 años, se cruzó con el intendente Ripoll en la plaza “Mil Colores” y le reclamó por el estado del juego en cuestión, ante lo cual, el alcalde prometió arreglos que jamás se concretaron.

En diálogo, este viernes, Cabral se refirió al grave accidente de su hijo en la plaza plaza “Mil Colores” de Santa Helena. Constantino “estaba consciente antes de la operación y me dijo, ‘mamá no llegué a agarrar el caño’. (El accidente fue) en un juego de madera donde le faltan muchas piezas. Es peligroso porque tiene más de dos metros. Además, donde termina el caño y donde se tiran ellos, tiene una base de cemento. No tendría que ser así, tendrían que tener arena o alfombra de goma”, sostuvo Cabral.

“No le deseo a nadie el dolor que estoy pasando yo y toda mi familia. Mi hijo no sale del portón de mi casa si no es de mi mano, no sabe cruzar la calle solo. Tiene 6 años”, contó la mamá y relató cómo ocurrieron los hechos este martes a la tarde – noche. “Esa noche fue con la hermana y el tío porque yo trabajo, soy mamá  soltera. ‘Me voy a dar una última vueltita’ (dijo el niño) Y ahí fue cuando, no saben mi hija y el tío si tropezó. Pero cuando sintieron el golpe, ya estaba desvanecido y con mucha sangre”, precisó la mujer sobre la caída del chico.

“Gracias a la acción de ellos, corrieron enfrente y los auxilió un policía de la Seccional 5ª. Al llevarlo a mi casa y mis padres lo trajeron rápido al Hospital, eso le salvó la vida”, añadió la mujer sobre la primera atención a Constantino en el Hospital Pediátrico.

A partir de entonces, comenzó el duro trance de esperar que los médicos puedan salvar a su hijo, tras una caida accidental en un juego que no es seguro para los niños en el barrio Santa Helena. “Cuando llego acá (al Hospital Pediátrico) le estaban haciendo los estudios, tomografía, y nos hicieron el hisopado. El cirujano Figueredo me dice que su cabecita estaba llena de sangre, con hemorragia interna, que estaba presionando el cerebro y por eso entraba rápido a cirugía. Entró a las 22 hs, el doctor me hijo ‘entra vivo y no sabemos si sale muerto, llamá a tus familiares’. Mi pecho no daba más”, describió Paola sobre el durísimo momento vivido en el hospital.

“No te explicás cómo sucedió. Porque estaba jugando en una plaza. Nunca te vas a imaginar que a tu hijo le va a pasar algo en una plaza”, acotó Cabral, quien luego volvió a referirse al estado de salud del pequeño. “Después de muchas transfusiones y placas madre, a las 1.30 una enfermera dice que pasan al paciente a terapia intensiva. Me dejaron verlo y estaba irreconocible. Le salvaron la vida en el hospital”, aseveró.

“Cuando me explican después, me dicen que mi hijo tiene una fractura de craneo que le rompió dos arterias principales que eran difícil de sellar. Este doctor (Figueredo) hizo un milagro. Logró sellar las venas. Pero (Constantino) perdió mucha sangre y hasta hoy, su estado es crítico”, indicó la mujer, añadiendo que el chico “puede tener (secuelas)”.

“También me dijeron que no se sabe hasta que salga de Terapia, todavía su vida corre peligro. Hoy hubo un avance. Le pudieron sacar el drenaje aunque sigue con respirador artificial. No baja la fiebre, está con 39 – 40 grados y el problema está con la (baja) presión arterial”, reveló Cabral sobre el estado de su hijo. “Sólo lo puedo ver 5 – 10 minutos por día. Se que me escucha, porque (reacciona) Eso me da fe y fuerza aunque a veces cuando recuerdo que su vida corre peligro, yo decaigo. Por eso no quiero que esto vuelva a pasar”, expresó.

El intendente Ripoll prometió el arreglo de los juegos de la plaza Mil Colores, años antes de la pandemia

Acto seguido, Cabral hizo mención al problema de la presunta negligencia de la gestión del intendente Ripoll, quien ya estaba en conocimiento del mal estado de los juegos en la Plaza Mil Colores. “Muchos años antes de la pandemia se presentó Ripoll en la plaza donde estaban un montón de vecinos y me acerqué como no lo conocía y le dije: ‘A ese juego le faltaban dos tablas’. Eso fue 2 o 3 años antes de la pandemia. (Ripoll) me dijo que la iban a arreglar”, detalló la mujer.

“Pero pasaron tantos años, y jamás se hizo nada más que cortar el pasto. Igual que en todas las plazas de Garupá”, denunció la mujer, añadiendo que el accidente de Constantino, no fue el primero ocurrido en ese juego en particular. “Y no es el único caso en esa plaza. Hay un caso en que una nena cae en el mismo (lugar) y se rompe el tobillo. Y en el hospital está registrado porque te preguntan dónde ocurrió el accidente”, puntualizó.

Ahora, la gestión Ripoll decidió clausurar un tobogán por una información imprecisa respecto del caso. “Se equivocaron de plaza y fueron a cerrar el tobogán porque otro periodista dijo que se cayó en el tobogán. Pero mi hijo no se cayó allí sino de un juego peligroso, con un caño donde los niños se tiran al estilo de bomberos”, aclaró la joven. “Ayer me entero de que sacaron todos los juegos. Pero no es así, sacar los juegos y se terminó todo”, enfatizó.

Intendente Luis Ripoll

“Hace 7 años que nadie pone un peso en las plazas de Santa Helena”

“Todos los que rezan por mi hijo me van a apoyar y pedir porque tengamos una plaza saludable. (Para) uno que tiene lejos las playas y Posadas, las plazas son lo único que tenemos para salir y recrearnos. Queremos que nuestros niños estén seguros”, insistió Cabral, dejando en claro que no quiere que se clausuren las plazas de Garupá, como parece ser la salida adoptada por la gestión Ripoll.

En este sentido, Cabral volvió a cuestionar al alcalde y puso de relieve que los vecinos “pagamos impuestos y hace 7 años que nadie pone un peso en las plazas de Santa Helena. Pienso que debe ser igual en todas las plazas de Garupá”, bramó.

Sobre el final de la entrevista, Cabral se dirigó al alcalde Ripoll: “Que se acuerde de quién soy, fue la única que no lo estaba adulando e hice un reclamo en base a lo que estaba faltando. No voy a descansar hasta que, no sólo la plaza sea como debe ser, una plaza segura para todos los niños. Porque no le deseo a nadie el dolor que estoy sufriendo como madre”, manifestó.

“Vamos a pelear nos vamos a reunir en la plaza donde ocurrió el accidente”, prometió la joven mamá y anticipó que a través de su cuenta en Facebook, va a avisar “cuándo nos vamos a reunir para que todas las plazas sean como deben ser y se haga lo que se debe hacer”.

Total Page Visits: 19 - Today Page Visits: 1