Uno de los asesinos más crueles de Misiones está en terapia por Covid-19

GENERAL

Domingo Jesús Penteado está preso desde hace 26 años por violar y asesinar a una adolescente. Antes mató a su madre. Está internado con oxígeno y estado reservado.

Es un preso modelo, aunque su prontuario mete miedo y desde hace 26 años permanece tras las rejas. Mató a su propia madre; luego violó y asesinó a una menor. Pero hoy, Domingo Jesús Penteado (65), apodado “la Bestia misionera”, se convirtió en una víctima más del Covid-19 y se halla internado en el hospital Samic de Oberá.
Según confirmaron fuentes de Salud Pública, el paciente padece comorbilidades y se encuentra en terapia intensiva con apoyo de oxígeno y su estado es reservado.

A pesar de su delicado cuadro, por protocolo de seguridad las autoridades del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) dispusieron de custodia permanente en el área contigua al sector de terapia intensiva para controlar a Penteado.
En esa lína, desde la dirección de la Unidad Penal II de Oberá precisaron que se trata del único interno de dicho establecimiento que tuvo que ser internado, al menos por el momento.

En tanto, otros dos reclusos que padecen diabetes fueron trasladados a la Unidad Penal VIII de Cerro Azul para con una mejor atención médica, habida cuenta al brote de coronavirus que se registra en la cárcel de Oberá, circunstancia que a principios de semana derivó en la suspensión de las visitas y actividades recreativas.
Al respecto, las autoridades carcelarias confirmaron que entre los módulos B y C hay 17 aislados, quienes fueron reubicados en el sector destinado a las visitas íntimas. Mientras que muchos internos del módulo A presentan síntomas, aunque aún no fueron hisopados.

Con relación a Penteado, mencionaron que la semana pasada evidenció síntomas y debido a su edad fue uno de los primeros reclusos en ser testeados, lo que confirmó el contagio.

Medidas preventivas
Tal como publicó este matutino, desde el Tribunal Penal Uno de Oberá confirmaron la postergación del cronograma de juicios previstos para los próximos días debido a un brote de Covid-19 que afecta a personal penitenciaro e internos alojados la Unidad Penal II.
En principio, la medida se circunscribe a las causas con detenidos en la cárcel de Oberá, no así en otras dependencias del SPP.

Además de lo dispuesto por el Tribunal obereño, en paralelo las autoridades carcelarias suspendieron todas las actividades educativas, deportivas y recreativas de los internos de la UP II. Tampoco se permitirán las visitas por el lapso de dos semanas, como mínimo.

La medida fue dispuesta el último lunes por el director general del SPP, alcaide general Manuel José Dutto.
“Recibimos una disposición del Servicio Penitenciario Provincial, firmada por el jefe Manuel Dutto, que establece el cese de toda actividad dentro de la Unidad Penal II, incluidas las visitas familiares, debido al crecimiento exponencial de los casos positivos de Covid, tanto en el personal como en los internos”, precisó Francisco Aguirre, presidente del Tribunal.
Además, agregó que “a raíz de esto dispusimos suspender los debates que incluyan a imputados y personal de la Unidad Penal II para evitar posibles inconvenientes. Se pospone el cronograma hasta que la cuestión sanitaria se restablezca”.

Reclamos varios

En ese contexto, en diálogo con este diario, familiares de detenidos subrayaron la necesidad de extremar los controles y aislar a los contagiados para evitar que el virus se expanda aún más.
Actualmente, la cárcel de Oberá cuenta con 335 internos, divididos en tres módulos.
En los últimos días familiares de reclusos vienen alertando sobre las condiciones de salubridad y la necesidad de realizar hisopados masivos para aislar a los contagiados.

Quién es Penteado

Domingo Jesús Penteado fue detenido en mayo de 1995 por el homicidio Norma Esther Sequeira, de sólo 16 años, una joven que residía con sus padres en Colonia Río Victoria, localidad de San Vicente.
Pero antes el implicado asesinó a su propia madre con un hacha y arrojó el cadáver a un pozo. Ocurrió en octubre de 1984, en la localidad de Cerro Azul, de donde es oriundo.

Por ese hecho fue condenado y encerrado en la cárcel de Loreto, ya que los peritos de entonces establecieron que no comprendía la criminalidad de sus actos y era inimputable. Estuvo preso menos de dos años y una junta médica lo declaró enfermo mental, por lo que la Justicia ordenó su libertad.
Una década más tarde violó y asesinó a Sequeira. Los detalles del homicidio son horrendos. La víctima presentaba desgarro vaginal y anal; fue degollada y tenía múltiples puñaladas por todo el cuerpo, incluso en las manos, evidencia de que luchó por su vida.

Penteado no sabe leer ni escribir y sus visitas en la cárcel se reducen a los allegados de otros internos, ya que sus propios familiares nunca quisieron tener contacto con él.
“Tiene familia en Bonpland, pero nadie lo quiere recibir. La única persona que se ofreció para recibirlo es la esposa de otro interno condenado a perpetua, pero no se dieron las condiciones. Para los psicólogos que lo atienen sigue siendo un riesgo”, comentó una fuente.

Total Page Visits: 43 - Today Page Visits: 1