El regreso a la presencialidad de universitarios y de misioneros en otras provincias marcó el pulso del sector inmobiliario. Primó la compra de lotes cercanos al centro.

Restan pocos días para concluir el 2021 y diversos sectores empezaron a realizar el clásico balance de lo que dejó el año. Uno de ellos es el ámbito inmobiliario, que cierra con un fuerte incremento en la demanda para alquileres de departamentos para estudiantes y de casas para misioneros que eligieron regresar a la provincia en los últimos meses. Como otra cara de la moneda, la actividad ligada a las ventas de propiedades fue casi nula, aunque se observaron algunas operaciones de compra de terrenos en inmediaciones del casco céntrico posadeño.

De cara al 2022, estiman que persistirán los pedidos de alquileres ante el regreso a la presencialidad de los estudiantes universitarios, pero proyectan un año complejo en materia de inversiones en lo que refiere al segmento de ventas.

Al respecto, Pablo Daviña, flamante presidente de la Cámara Inmobiliaria de Misiones (CIM), calificó al 2021 como un año complejo en el que “la inflación jugó un factor determinante y condicionante para realizar operaciones, con una plaza que se trabaja con pesos. Con 52 por ciento de inflación hubo movimiento de precios en el mercado”.

Pese a la situación inflacionaria, destacó que en la provincia hubo un importante movimiento económico, más dinámico que en otros distritos del país, dada la situación epidemiológica en torno a la pandemia.

“Hemos recibido gente que ha venido a vivir en la provincia, ya que la eligieron para vivir. Hubo una importante demanda de alquileres de esa gente, que primero alquila y luego decide comprar. Se buscó mucho por casas para alquilar y no había. También fue un año positivo para la venta de terrenos”, comentó Daviña.

Luego agregó: “Se puede observar la cantidad de desarrollos nuevos que hay en Posadas y en el resto de la provincia, donde también hubo una demanda importante. La gente eligió el sector inmobiliario como una situación de resguardo ante la inflación. Aunque este año mermó un poco. Si bien hubo movimiento, no tuvo ese empuje que tuvimos el año pasado”.

“Muchísima gente decidió invertir sus ahorros y el 2020 fue un año muy interesante para la venta de terrenos. Se continuó con demanda reducida, se siguieron comprando lotes de alrededor del millón de pesos”, comentó.

Por su parte Luis Sosa, empresario del sector inmobiliario, manifestó que el segmento alquileres registró un año positivo, mientras que el de ventas no tuvo un buen desempeño.

“En lo que hace a los alquileres tuvimos alta demanda y vamos a seguir teniendo, porque muchos de los estudiantes del interior decidieron volver para continuar con las clases presenciales por una situación de la conectividad, además que se retomaron las clases virtuales. En lo que va de diciembre tenemos mucha demanda y esperamos que persista para los meses de enero y febrero. Lo mismo pasó con los alquileres de casas, ya que muchos misioneros decidieron volver por diversos motivos o gente de otras provincias apostaron por Misiones para vivir”.

Sobre las ventas, definió que el año fue ‘flojo’. “No hay créditos hipotecarios para la compra de casas, se trabajó mucho con permutas de inmuebles y muchos de los clientes aprovecharon para usar los dólares que tenían. Las pocas ventas que hubo fueron por compromisos económicos. No fue un año muy productivo para el sector inmobiliario, pero sí hubo una valoración de los inmuebles usados”, planteó Sosa.

Y luego añadió que “lo más interesante fue la migración de departamentos hacia las casas, una situación que suscitó la pandemia. Pero ahora lo que va a pasar es que lo que eran las estadías o casas de fines de semana se convertirán en la primera casa para desconectarse del mundo, mientras que los departamentos serán un lugar de tránsito o como una segunda casa. Las casas o departamentos céntricos se están convirtiendo en un dormioffice”.

Proyecciones 2022

Año nuevo y proyecciones nuevas. En este sentido, Daviña estimó que el año que viene continuará la misma tendencia económica respecto de la inflación comparado con 2020 y 2021 aunque consideró que “va a ser un año de transición, ya que van a seguir desarrollándose proyectos inmobiliarios pero con menos proyectos económicos porque será un año de transición en el arco político, y todas las decisiones que se tomen en materia del cierre de la deuda y demás tendrá un impacto en el dólar”.

En tanto, Sosa vaticina un primer trimestre con una importante demanda de inmuebles para el alquiler. “Se está notando que mucha gente está eligiendo Posadas como una ciudad para vivir, tanto desde el interior como desde otros puntos del país, por lo que la demanda seguirá en notable aumento como viene sucediendo hasta ahora”, añadió.

Sin embargo, planteó un escenario diferente en el ámbito de la compra de casas. “Con lo que refiere a las ventas, dependemos mucho de las decisiones de Nación respecto a si habrá o no créditos flexibles para incentivar la compra de casas, además de que los requisitos que imponen los bancos con sus tasas no son convenientes para tomar créditos y efectuar compras”, comentó. Y en está línea, realizó una salvedad: “Algo que seguirá como tendencia será la compra de terrenos cercanos al centro y ya con servicios”. 

Total Page Visits: 32 - Today Page Visits: 1