Viste en Info.Victoria

Los profesionales no están de acuerdo con la ley sancionada por la Legislatura donde se pone un plazo de dos años. Además, aseguran que los bioinsumos no reemplazan los productos fitosanitarios como el glifosato, sólo lo reducen.

Hace dos semanas fueron los forestales. Ahora el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Misiones emitió un pronunciamiento al respecto de la intención del Gobierno provincial de eliminar totalmente el uso de glifosato de las prácticas agrícolas y productivas. Los agrónomos coinciden con sus colegas forestales en que el plazo que puso el Gobierno de dos años, en la Ley XVI – N° 124, es insuficiente y además afirman que “como Colegio de Ingenieros Agrónomos de Misiones no fuimos consultados de manera formal de dicho Proyecto de ley”.

“En lo referente al Artículo 7, donde se prohíbe la utilización del glifosato, sus componentes y afines en toda la provincia y establece que esta prohibición entra en vigencia luego de dos años desde su publicación oficial a los efectos de una transición progresiva del cambio cultural de los sistemas productivos actuales implementado a partir de la Ley XVI – N° 124 hacia métodos más amigables con el ambiente. Consideramos que dicho plazo es muy corto, tomando en cuenta que el desarrollo de un bioinsumo no demoraría menos de 3 o 4 años lograrlo”, enfatizó la conducción de los profesionales.

“Debemos entender que el producto a utilizar como sustituto debe estar debidamente probado y que tenga una real eficacia para controlar malezas”, advirtió la institución. En el pronunciamiento agregó: “Por averiguaciones realizadas y antecedentes buscados, actualmente en el mercado no existe ningún bioherbicida en desarrollo”.

Luego sugiere que la Provincia no habría cumplido un plazo: “Si bien nuestra institución promovió y acompaña la idea de lograr un marco regulatorio para el uso de productos biológicos (bioinsumos), se debe recordar que por normas vigentes los mismos deberán estar inscriptos ante SENASA, organismo nacional encargado del registro de los mismos, lo que conlleva todo el protocolo de pruebas previas hasta su inscripción. Es en esta etapa donde las autoridades provinciales cuentan con la potestad de aprobarlo o no y registrarlo para su uso en el territorio”.

Por último el Colegio de Ingenieros Agrónomos aseguró que “los bioinsumos no reemplazan a los productos fitosanitarios, si logran disminuir la cantidad de productos a aplicar por productores”.