El integrante del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) Jonás Petterson se refirió a la situación del sector de la yerba mate en medio de la compleja economía del país, que se enfrenta a una inflación elevada, dólar inestable y carencia de combustibles. La producción se está poniendo “cuesta arriba”, indicó.

Los cambios en los costos producen también una extrema inestabilidad en la producción de yerba mate. La división en el valor del dólar no hace sino contribuir a la situación insostenible mientras que algunas empresas proveedoras toman el valor oficial del dólar como el único, otras se apoyan en el valor del dólar blue.

“Algunos aumentan por las dudas, otros aumentan lo real, y en el medio estamos nosotros”, sostuvo Petterson.

Por otro lado, la escasez de combustible provoca que, muchas veces, los productores tengan que comprar una variedad premium de la nafta con tal de asegurarse que no se les termine. “Es mucho más caro que en todo el resto del país, y ahí se pone un poco cuesta arriba”, afirmó.

Los productores de yerba mate todavía no fueron beneficiados con el “dólar diferencial” que el Gobierno nacional le proveyó a otros sectores empresariales del campo. “En ese sentido somos muy poco competitivos para exportar, en comparación con nuestros países vecinos. Es una situación que no podemos cambiar y que nos afecta bastante”, explicó el dirigente.

Las altas temperaturas proyectadas para el verano próximo amenazan con dar un golpe “bastante fuerte” al productor. “Si llega a suceder lo mismo, vamos a tener una pérdida enorme por segundo año consecutivo, y ahí es complicado remontar, porque la mayoría de productores que perdieron sus plantaciones el año pasado volvieron a invertir en otras”, manifestó.

La sequía es otro factor importante en la situación precaria del sector. “La sequía hizo que merme la producción este año, y esto nos puede llegar a afectar a futuro”, sostuvo Petterson. En el plano de los precios, se tiene previsto que la próxima semana comiencen las reuniones para renegociarlos. El integrante del INYM espera “con el corazón en la mano” que el sector industrial “acompañe la necesidad de los que más complicados estamos”.

“Ya el precio del mercado hay que aplicarle un incremento para sobrellevar los meses que vienen”, dijo. El precio actualmente vigente, según Petterson, no hará posible que la producción se sustente en los próximos seis meses. “Es un desastre, no sabemos lo que puede pasar”, analizó.

A pesar de todo, el integrante de la INYM se mostró positivo por el futuro del sector. “De todas maneras, siempre con el ánimo hay que seguir laburando. Hay que meterle para adelante”, concluyó.

Total Page Visits: 53 - Today Page Visits: 1