Viste en Info.Victoria

En vísperas de la Semana Santa, desde la Secretaría de Salud y Desarrollo Humano se intensifican los controles bromatológicos. Teniendo en cuenta el aumento del consumo de productos como pescado, pollos y huevos, realizaron inspecciones comerciales y acercaron recomendaciones a tener en cuenta antes de la compra.

En este contexto, para garantizar la calidad de los productos, recomiendan: adquirir pescados de procedencia segura, en locales comerciales habilitados para tal fin; controlar las fechas de fraccionamiento y durabilidad de los mismos. Además, advierten que no están permitidas las ventas ambulantes (palanqueros).

Por otra parte, las características que deben presentar los pescados frescos al momento de su comercialización son: superficie del cuerpo limpio y con relativo brillo metálico, ojos transparentes, brillantes y salientes, ocupando completamente las órbitas.

Otro detalle a observar es que deben tener las branquias rojas, húmedas y brillantes, con olor natural propio y suave. La parte dorsal (inferior) del cuerpo debe ser firme y sin dejar impresión duradera al presionar con los dedos.

En cuanto a las escamas, es óptimo que estén brillantes y bien adheridas a la piel, presentando resistencia al quitarlas, vísceras íntegras, perfectamente diferenciadas.

En tanto, también debe estar en perfectas condiciones de congelado. Deben conservarse a – 18º y al descongelarse no debe permanecer mucho tiempo sin cocinarse para evitar cuadros de intoxicaciones.

Lo adecuado es descongelar en heladera o microondas o cocinarlo directamente.