La vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner estuvo presente en la Plaza de Mayo en el acto que conmemora los 38 años de democracia y desde allí instó al Fondo Monetario Internacional a que ayuden al país a recuperar los dólares que están en paraísos fiscales.

La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, habló en una Plaza de Mayo colmada de gente y frente a los ex presidentes de Brasil y Uruguay, Lula da Silva y Pepe Mujica, en el día de la democracia y desde allí instó al FMI a recuperar los dólares que se fugaron y le pidió a Alberto Fernández resolver la cuestión bimonetaria de la economía argentina.

Al comienzo de su discurso, Cristina Fernández hizo una mención a las «mujeres con pañuelos blancos que todos los jueves le daban vuelta a esa piramide pidiendo por sus hijos» y dijo que fue junto con «la sangre de nuestros soldados en Malvinas los que recuperaron la democracia». También recordó que «estuve en esta plaza el 14 de junio de 1982 cuando había caído Puerto Argentino y los usurpadores se quedaban con nuestras Malvinas. Ese día el pueblo le dijo basta a la dictadura civico militar».

En otro momento de su alocución, Cristina recordó a los miembros de la Patria Grande, además de Lula y Mujica mencionó a Rafael Correa, Hugo Chávez, Fernando Lugo y a Néstor Kirchner. «Éramos gobernantes que, junto al pueblo, recorríamos las calles», dijo y amplió «habíamos protagonizado un momento histórico, único en la historia de Latinoamérica, único de crecimiento económico, incorporamos millones de ciudadanos a la inclusión social, único en generar puestos de trabajo, en tener autonomía nacional para tomar decisiones».

«A fines de 2012, el peronismo, le pese a quien le pese, duplicamos la clase media en la Argentina», recordó Cristina Fernández y continuó con el recorrido histórico: «Después se hizo la noche otra vez para la Argentina y a diferencia de lo que pasaba cuando éramos más jóvenes con Lula, ésta vez no vinieron con uniformes y botas: vinieron con togas de jueces y medios hegemónicos».

«Ya no era necesario torturar y desaparecer a los que exigían por los derechos. La tortura estaba todos los días con tinta y en las pantallas. Entonces se generaba la desaparición política de los dirigentes», dijo sobre la persecución mediática y judicial. «El pueblo siempre vuelve y encuentra los caminos. Puede ser un dirigente hoy y otro mañana, pero el pueblo siempre vuelve», completó.

Sobre el final del discurso se dirigió al actual presidente Alberto Fernández, «más allá de todo, permítame compañero Presidente ser un poco desconfiada. ¿Sabe qué pasa? El FMI ha vivido condicionando a la democracia Argentina». «La verdad que deberían despabilarse un poco los del Partido Centenario porque los dos presidentes que tuvieron se los tumbó el FMI», dijo en relación a Raúl Alfonsín y a Fernándo De la Rúa.

«Presidente yo sé que tenemos muchas dificultades, pero yo siempre digo que ante las grandes adversidades, grandes acciones», dijo la vicepresidenta y amplió: «A la Argentina no le faltan dólares: los dólares argentinos se los llevaron afuera. Necesitamos que el FMI nos ayude a recuperar los dólares de los que se la fugaron a paraísos fiscales. Que sea un puente de negociación».

«Convoque a todos los partidos con representación parlamentaria para que le digan al FMI que no se va a aprobar ningún plan que no sea el que permita esta recuperación económica», expresó la mandataria y pidió resolver la cuestión bimonetaria de la economía argentina. «Que se les haga carne: un Presidente o Presidenta puede ser muy capaz, tener coraje y valentía. Pero necesita de la participación popular. Salgan a la calle cuando tengan que defender sus derechos y los de sus hijos», cerró.

Total Page Visits: 57 - Today Page Visits: 1