Se trata de una teoría que manejan desde el Instituto de Vigilancia Epidemiológica de Posadas. Comenzarán un trabajo de investigación con científicos de Córdoba

Entre diciembre y febrero poco se habló del dengue, dado que no hubo – al menos en los números oficiales – reporte de casos ni brote, como lo fue en años anteriores. En ese sentido, Fabricio Tejerina, biólogo y director de Vigilancia y Control de Vectores de la Municipalidad de Posadas explicó que entre los motivos por los que este año no se notificaron contagios, puntualmente en la capital misionera, está la sequía, la circulación oculta y hasta una posible mutación del virus.

«Lo de este año puede ser una combinación. Puede ser la sequía que de cierto modo baja la cantidad de mosquitos que se puedan reproducir, porque se achica la cantidad de criaderos; puede ser también porque la circulación viral puede estar oculta (detrás de otras enfermedades con síntomas similares); o puede ser que el virus haya mutado y tal vez no han aparecido casos», explicó Tejerina en diálogo.

Por otro lado, el científico anticipó una línea de investigación referida a la manera en que se enferman los mosquitos Aedes aegypti, que son los vectores de la enfermedad también llamada rompehuesos. Lo sucedido a comienzos del 2021 con el dengue en la Argentina, donde hubo brotes de la enfermedad en provincia como Córdoba, o en zonas áridas como La Rioja, estando las fronteras del país cerradas, despertó el alerta y la curiosidad en los investigadores, que ahora se embarcarán en averiguar por qué sucedieron estos brotes. El trabajo de campo será en conjunto con el Instituto Biológico de Córdoba.

“El año pasado estuvo cerrado la frontera por el Covid y así todo hubo brote en varias provincias y lo más raro fue lo que ocurrió en La Rioja, donde es una provincia árida y semiárida, que no tiene nada que ver con lo tropical y en el 2020 hubo mucho casos, en 2021 se repitieron los casos de vuelta, que coinciden con el año anterior, entonces una de hipótesis es que, los mosquitos ponen huevos con el virus del dengue, que sabemos que eso pasa, pero con una frecuencia mucho mayor a la que nosotros creemos, por lo cual el año siguiente no hace falta que llegue una persona enferma si no que simplemente que el mosquito con el virus jueguen con el segundo brote”, argumentó Tejerina su hipótesis.

Además consideran la posibilidad de que «el virus encuentre otros hospedadores potenciales selváticos o urbanos, y que esté circulando el virus pero todavía no en humanos por lo cual en un momento salta al humano, eso lo vemos bien con la fiebre amarilla que circula en la selva y en cierto momento por ciertas características ecológicas pasa al ser humano».

«El dengue tiene una cuestión cíclica, que se instala en una región o zona como lo vimos en Centroamérica en la época de los 80 cada cinco o seis años aparecían brotes, después a menos tiempo y menos tiempo. En muchos países hoy se ha instalado y hoy es endémico es decir que tenemos todos los años casi casos, acá en el Cono Sur, principalmente en Argentina todavía sigue siendo cíclico, y hay cosas todavía que tampoco entendemos porque aparece seguidamente y a veces no hay casos como este año», señaló el director de Vilancia Epidemiológica.

«El tema de la sequía también es relativo porque, en el año 2009 teníamos una sequía importante y comenzó un brote en Charata, Chaco, donde es bastante seco también, pero como la gente tenía problemas con el agua, había muchos lugares donde se acumulaba el agua y eso genera una gran cantidad de mosquitos, personas que se fueron a  Bolivia volvieron infectadas de allá y ahí comenzó un golpe que se extendió hacia toda la Argentina», comentó a modo de ejemplo como los factores que inciden en el descenso o suba de casos es relativa.

Bloqueos epidemiología

«Bloqueo epidemiológico, como lo denominamos, es la aplicación de químicos cuando aparece un caso sospechoso de dengue, entonces, nosotros trabajamos en conjunto con el Ministerio de salud cuando le informan que hay un febril específico; hasta que se hagan todas las pruebas tenemos que  ir a hacer los bloqueos porque por las dudas puede ser dengue», indicó Tejerina.

«El argumento es que hay que matar cualquier mosquito que le haya podido picar a una persona que puede tener dengue, para que ese mosquino no siga contagiando, así que si el año pasado, en diciembre, venimos haciendo unos bloqueos no son muchos, pero por suerte después en laboratorio cuando se tiene los resultados de los enfermos, hasta ahora no se tuvo casos, o por lo menos acá no nos han informado», señaló.

Consultado respecto de si hubo una confusión al momento de diagnosticar Covid y dengue teniendo en cuenta la sintomatología similar, respondió: «Eso pasó muchísimo el año pasado, al ser dos virus, los virus tienen una forma y patología clínica que mucha veces comparten los síntomas, entonces el año pasado con el tema del Covid, mucha gente dudaba porque pensaba que tenía Covid pero le salía negativo y le hacían le prueba de dengue y era dengue».

«Hay que poder diferenciar,  el dengue no tiene ninguna complicación respiratoria, entonces una persona con dengue puede tener fiebre, dolor de cuerpo, pero la enfermedad no provoca ningún tipo de complicaciones en el sistema respiratorio», sostuvo. 

Total Page Visits: 39 - Today Page Visits: 1