La Unidad de Salud para Inimputables en Misiones tiene una capacidad para alojar a cien pacientes, distribuidos en setenta y cinco masculinos y veinticinco femeninos. Actualmente, se encuentran alojados sesenta y seis hombres y cuatro mujeres.

El Alcaide principal, Miguel Lezcano, explicó como es el día a día de los pacientes, el trato y la gran diferencia entre la Unidad de Salud para Inimputables con la Unidad Penitenciaria de Loreto, donde hasta hace dos años, se alojaban los internos.

“El trato es especial, no es lo mismo que tratar con otros internos de otras unidades penales, al ser inimputables son personas especiales, estamos acostumbrados a escuchar todos los días las mismas inquietudes y tratamos de darle una respuesta para que puedan quedar tranquilos nuevamente”.

Unidad de Salud para Inimputables en Misiones
La unidad de Salud para Inimputables en Misiones cuenta con 66 hombres y 4 mujeres alojadas.

Comentó que anteriormente trató con los mismos pacientes en la Unidad Penitenciaria de Loreto (UPI), donde el cambio fue radical. “Verlos en esta Unidad de Salud, es un cambio cien por ciento diferente, es satisfactorio y reconfortante ver el cambio en su persona”.

Resaltó el trabajo del personal penitenciario y de salud, quienes en conjunto conviven y tratan con los sesenta y seis pacientes alojados. “Hoy en día esto es diferente gracias al tratamiento y contención que se le da a los pacientes. En Loreto por ahí faltaba lo que era la parte profesional de salud, no contábamos con la cantidad y calidad que requieren esta clase de pacientes”.

La inimputabilidad surge cuando el sujeto no está en capacidad de entender la naturaleza de su acto o de determinar su conducta, a causa de trastorno mental o inmadurez psicológica. En ese sentido, Lezcano contó que además de los tratamientos de salud que reciben los pacientes, se le agrega actividades deportivas para que puedan mantenerse ocupados y las horas sean más llevaderas.

Los pacientes tienen práctica deportiva dos veces por semana, los días martes y viernes. Las mujeres practican voley y los hombres la misma actividad, sumándole el fútbol. Todo ello, a cargo de un profesor de educación física que depende del Servicio Penitenciario.

Unidad de Salud para Inimputables en Misiones
Las cuatro internas femeninas practicando deporte.

“Ellos reciben todas las tareas y oportunidades que se les brinda porque es una distracción, es una forma de pasar el momento y que pase el rato, olvidándose de la situación en la que se encuentran”.

Resaltó la figura del Director General del Servicio Penitenciario, Manuel Dutto, a quien lo calificó como un padre para los pacientes, por el buen trato que mantiene con ellos. “Lo ven llegar y se ponen contentos porque siempre les trae buenas noticias”.

¿Quiénes son inimputables?

Para esa interrogante, este medio entrevistó al Médico General Héctor Sánchez, quien se encuentra al frente de la Dirección de Salud del establecimiento.

El día a día de los pacientes es un trabajo en conjunto entre el personal del Servicio Penitenciario y de Salud Pública. La Unidad cuenta con un equipo médico compuesto por trabajadores sociales, psicólogos, psiquiatras, enfermeros y clínicos, quienes trabajan diariamente con los internos, tanto en entrevistas individuales como en conjunto.

“Las actividades son muchas, a ellos se les ofrece talleres, actividades, educación física, entretenimientos donde ellos tienen programado el día a día. Talleres de música, de pintura, de huerta, entre otros. Tenemos un aula satélite, donde ellos asisten diariamente a la escuela”.

En cuanto a las patologías de los pacientes, explicó que son de salud mental. Son personas que tuvieron algún problema con la justicia, se les imputó el hecho, la junta médica determinó que la persona no tuvo conciencia de la criminalidad de sus actos y por esa razón, el Juez no los condena, pero dispone la internación en la Unidad de Salud para Inimputables como medida de protección.

Unidad de Salud para Inimputables en Misiones
Manuel Dutto hizo entrega de zapatillas para todos los pacientes de la Unidad.

“En el trabajo con el paciente, si logramos que se compense y tengan una contención familiar (análisis realizado por el personal de trabajo social), existe la posibilidad de que pueda ser externado. Se le informa al Juez y él decide”.

Desde la inauguración de la Unidad de Salud para Inimputables, el 31 de julio de 2020, se logró externar a siete pacientes. Por el trabajo de los profesionales, los internos pasaron a tener una buena conducta y ello sumado a la contención familiar en el exterior para continuar con su tratamiento, lograron salir en libertad.

Mencionó que otros pacientes se encuentran realizando salidas transitorias, previamente a la libertad. “A eso apuntamos nosotros, si el paciente está bien, compensado y tiene una familia que lo contenga, puedan ser devueltos a la sociedad”.

Se trata de un trabajo complejo, muchos de ellos no tienen familiares o cuesta encontrarlos. “Algunos parientes vienen acá pero no quieren saber nada de ellos porque los ven descompensados, pero no saben que con tratamientos muchos de ellos han cambiado totalmente”.

Aclaró que la inimputabilidad del paciente no depende del hecho en sí, de la gravedad. “Algunos pudieron haber tirado una piedra o cometido un asesinato, pero en el momento en que cometieron el hecho estaban descompensados”.

Unidad de Salud para Inimputables en Misiones
La gran mayoría de los pacientes asisten a la escuela.

Actualmente, pacientes que cometieron delitos graves, están en condiciones de ser externados, debido a que están bien psicológicamente y tienen familiares que los apoyan en el exterior. “Necesitan una continuidad en el tratamiento, la sociedad a su vez también tienen que darle alguna contención porque necesitan donde hacerse la controles médicos y ofrecerles actividades para que se sientan ocupados”.

Muchos de los internos cometieron delitos por el consumo excesivo de drogas. “Nosotros aquí les tratamos eso, al salir afuera tienen la posibilidad de tener una recaída y para eso el Ministerio de Adicciones trabaja para el seguimiento de los pacientes en el exterior”.

Expuso que los pacientes tratados, medicados y controlados, tienen posibilidad de salir en libertad, pero es indispensable que la persona cuente con familiares que puedan hacerse cargo de la contención y del seguimiento una vez fuera de la Unidad de Salud.

“Esto es algo único, estos mismos pacientes no tenían la atención que tienen ahora, por suerte se ha creado este lugar y para eso estamos nosotros, para trabajar con ellos, enfocados que estas personas tengan la atención y el trato humano que deben tener”, cerró.

Educación de los pacientes en la Unidad

Para acceder a la educación y asistir a la escuela, los pacientes de la Unidad para Inimputables son previamente seleccionados por personal a cargo de Salud Pública.

Para esta cuestión, el profesor primario, Ricardo Dannemberg, a cargo de la educación de los pacientes, explicó “Los internos que estaban medianamente en condiciones como para asistir a la escuela vinieron y, se fueron sumando otros con el pasar del tiempo”.

Actualmente, acceden a la educación primaria entre 42 y 43 alumnos. “Por la pandemia, comenzamos a funcionar en burbujas y al día de la fecha contamos con grupos reducidos porque a veces se complica un poco de acuerdo a los cuadros”.

Comentó que todos los pacientes tienen ganas de participar y asistir a la escuela. “A medida que se fue instalando la idea de que funcionaba la escuela, empezaron a asistir y entusiasmarse”.

Unidad de Salud para Inimputables en Misiones
El orden de las habitaciones, gran avance para los internos.

Cada día de clase, un personal del SPP cumple la figura de coordinador, es decir una especie de preceptor, que es quien los saca de sus habitaciones y los trae hasta el aula. “Cada vez que el entra, todos le piden para asistir a la escuela. La colaboración por parte de ellos fue buenísima, su evolución muy grande, no solo en conocimientos sino también en relacionarse con los demás”.

Aclaró que el trabajo con los pacientes es personalizado, razón por la cual se siguen manteniendo los grupos reducidos. “Estamos en una situación especial, uno de los muchachos esta con una guitarra y otro practicando un poema, preparándose para el acto del 9 de julio”.

Un día normal de clases

Los pacientes asisten a la escuela en grupos, de cinco o seis personas. Con cada uno de ellos, se hace un trabajo de acuerdo a sus características. “A veces también tenemos que tener en cuenta la predisposición y como están ese día, por ahí su humor y las ganas son cambiantes, por ello tenemos que ir acostumbrándonos”.

Cabe destacar que, una de las pacientes alojadas en la Unidad de Salud, concluyó los estudios secundarios dentro del establecimiento, mediante la educación a distancia. La interna que se recibió de la secundaria, también participa de la primaria por una cuestión de inquietud de ella, nos preguntó si podía venir. Ella viene, comparte con nosotros y hace muchas manualidades”.

Por último, mencionó la rutina diaria de los internos: se levantan, desayunan, son medicados y luego asisten a la escuela. “Estamos desde las siete hasta las once de la mañana”.

Total Page Visits: 22 - Today Page Visits: 1