Viste en Info.Victoria

Si bien, desde la Asociación de Ortopedia y Traumatología de Misiones no advierten faltante de elementos ortopédicos, indicaron un atraso en su llegada por la suba del dólar y porque muchos proveedores no pasan los precios.

Es de público conocimiento que la fluctuación del dólar estos últimos meses ha puesto en jaque a muchos rubros médicos y no médicos que trabajan con productos totalmente importados o que tienen componentes importados. Este es el caso de los traumatólogos que trabajan con prótesis y ortopedia en general, es decir, elementos en un gran porcentaje traídos de afuera del país.

Así lo confirmó el doctor Mario Ortellado, miembro de la Comisión Directiva de la Asociación de Ortopedia y Traumatología de Misiones (AOTMi) en diálogo.

“En el caso de los traumatólogos recibimos productos de las ortopedias, ya sea prótesis, clavos, tornillos, placas, lo que se usa por ejemplo en una persona que tiene una fractura o una persona que se tiene que cambiar la cadera o la rodilla. Nosotros no compramos esos elementos, los compra o la obra social o el paciente, es decir, no hay un desembolso del profesional traumatólogo. Lo que vemos es que las obras sociales están con un retraso en la compra de esos elementos porque subieron muchísimo su valor”, explicó.

A su vez, si bien aún no se registraron faltantes; al igual que sucede con otros proveedores los que abastecen de estos elementos médicos a las casas de ortopedia y a las obras sociales “no pasan los precios o supuestamente no tienen stock”, dando a entender que existe una especulación en cuanto a los precios, como es frecuente en algunos proveedores.

Asimismo, según Ortellado, esta situación repercute de forma directa en el paciente debido a que las obras sociales están priorizando los casos de urgencia; mientras que los pacientes que tienen sus operaciones programadas, deben seguir esperando.

En ese marco recordó “no se olviden que venimos de una pandemia y hay cirugías que no se les dio la prioridad, es decir, hay pacientes que no pudieron operarse más después de la pandemia y ahora se le retrasa por la situación económica del país”.

Por otro lado, otra arista del problema referida al vaivén del dólar es que algunas casas de ortopedia ya anunciaron que no traerán más ciertos elementos que son en su totalidad importados ya que el precio traducido en pesos es muy elevado, explicó Ortellado, “una situación que vemos con mucha preocupación”.