Tras un episodio escandaloso, marchas y puja judicial, la nena ya tiene DNI del matrimonio que la crió desde bebé.

La historia que tomó estado público tras un polémico procedimiento del sistema judicial, llegó a su fin. Y es un final feliz tras superar un sinnúmero de barreras. La Justicia reconoció a Luis Narciso Dávalos y Esther Barreto como padres adoptivos de Antonella, lo cual se ve reflejado en la emisión del documento nacional de identidad a nombre de Antonella Milagros Narciso Barreto.

El caso Antonella, quien al día de hoy tiene 4 años, se instaló en la opinión pública el año pasado luego de un escandaloso episodio en el que la nena fue retirada de los brazos de sus padres de crianza por efectivos policiales que hicieron cumplir una orden judicial.

En diciembre de 2020, el Juzgado de Familia de la ciudad de Eldorado, a cargo de la jueza Corina Jones, decidió separarla de quienes la habían criado desde su nacimiento, Luis Narciso Dávalos y Esther Barreto, y entregarla en adopción a una familia de Posadas.

Tras el reclamo de la comunidad, la niña volvió a Eldorado, a vivir provisoriamente con su hermana.

Este miércoles, el matrimonio Narciso–Barreto recibió el DNI a nombre de Antonella Milagros Narciso Barreto, con lo cual la niña ya es oficialmente hija de quienes la criaron desde su nacimiento.

En diálogo con Narciso no podía ocultar la alegría que sentía por la finalización del proceso judicial.

“Estamos muy felices, desde hace tiempo esperábamos esta noticia y poder terminar con toda la situación judicial. Fue muy difícil lo que pasamos y saber que ya está todo terminado nos da una gran tranquilidad”, dijo

En ese “muy difícil” que expresa Narciso está también inmersa la propia Antonella.

“Ella está bien, contenta, feliz de estar con quienes son sus padres, pero a veces recuerda todo lo que le sucedió. Por eso estamos siendo asistidos por un psicólogo para ayudarla a superar todo eso. Va a llevar un tiempo pero la vemos cada vez mejor”, expresa.

Narciso no se olvidó de agradecer a todos quienes los apoyaron en su lucha por recuperar a Antonella.

“La verdad que sin el apoyo de la gente, de los medios de comunicación, de las organizaciones sociales que participaron de las movilizaciones, de todos, no sé si hubiéramos podido lograr el final feliz, por eso quiero resaltar el agradecimiento hacia todos”, indicó.

La situación de Antonella, tomó repercusión nacional en diciembre del año, en tanto el caso remite a mucho tiempo antes.

La madre biológica de la niña padece de problemas de salud mental, por lo que está inhabilitada para su crianza, y desde un primer momento Luis y Esther comenzaron a cuidarla, respetando en todo momento el contacto con la familia biológica de Antonella, a punto tal que la propia familia biológica de la niña respaldó siempre al matrimonio Narciso-Barreto en cuanto a ser reconocidos como padres adoptivos.

Por ese motivo, las imágenes grabadas en el juzgado que mostraron a las fuerzas policiales arrebatando a la niña de sus padres del corazón tras tres años y medio de convivencia, para ser trasladada a Posadas y ser entregada a la que iba a ser su familia adoptiva, causaron indignación en toda la sociedad, lo que provocó una serie de movilizaciones tendientes a revertir la decisión judicial.

Producto de esas movilizaciones, la jueza Jones se apartó de la causa y se hizo cargo la jueza subrogante Lorena Toledo, quien decidió que la niña quedara a cargo de su hermana de sangre, Ludmila, hasta tanto la Justicia fallara definitivamente sobre la capacidad del matrimonio Narciso–Barreto para adoptarla.

Al mismo tiempo, elevó la causa a la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y Familia.

Finalmente, la Cámara otorgó la guarda con fines de adopción de Antonella al matrimonio Narciso–Barreto hace un par de meses con lo que se allanó el camino a la adopción definitiva.

El miércoles, los padres recibieron el DNI de la niña, expedido el 27 de julio de 2021 a nombre de  Antonella Milagros Narciso Barreto. 

Total Page Visits: 58 - Today Page Visits: 1