Los tres detenidos por el tiroteo en el barrio A 3-2 y la balacera frente a la Iglesia Sagrada Familia fueron trasladados a la instancia indagatoria frente al juez Cardozo

Durante la mañana de ayer se llevó a cabo la audiencia indagatoria de Yoel Pereyra (26) luego de haber sido suspendida el viernes pasado por falta de tiempo, según detallaron los voceros.

Bajo un importante operativo de seguridad, los tres detenidos por el tiroteo en el barrio A 3-2 y la balacera frente a la Iglesia Sagrada Familia fueron llevados a instancias del juez Marcelo Cardozo, a cargo del Juzgado de Instrucción Uno de Posadas.

Por prevención, se decidió el traslado a otra sede judicial de Yoel Pereyra, Roberto Carlos Pereyra (49) y Darío Ezequiel Gambini (22) para evitar el enfrentamiento de familias ante una presunta protesta por parte de allegados de Héctor “Keko” Sotelo.

Según consignaron voceros del caso, Yoel Pereyra, acusado por la muerte de Sotelo, se abstuvo de declarar por recomendación de su abogado y fue efectivamente imputado por el delito.

En tanto, Roberto Carlos Pereyra, padre de Yoel, también fue llevado hasta sede judicial para notificar su defensa y, además, informarse que será citado en los próximos días para ser indagado por las armas halladas en su vivienda.

En el marco del tiroteo ocurrido el jueves 27 frente a la parroquia Sagrada Familia, sobre la avenida Roque Sáenz Peña, de Posadas, y posterior internación de Keko Sotelo por haber sido gravemente herido con un arma de fuego en el pecho, se realizó una serie de allanamientos.

Los operativos fueron desplegados el pasado miércoles por efectivos de la Policía de Misiones y en ellos detuvieron a los otros dos hombres que se presentaron en sede judicial en la jornada de ayer.

Horas más tarde de ese mismo día, Yoel fue detenido en la localidad de San Javier tras estar prófugo desde el episodio frente al templo religioso.

Por un lado, uno de los allanamientos se llevó a cabo en el barrio Santa Clara II, de Garupá, en donde otras dos casas fueron requisadas y allí procedieron a la detención de Darío Ezequiel Gambini.

Por otra parte, el segundo procedimiento se efectuó sobre la colectora del Acceso Sur en el barrio Papa Francisco, de Posadas. Allí aprehendieron a Roberto Carlos Pereyra y los investigadores incautaron un verdadero arsenal, ya que había una pistola calibre 9 milímetros, una calibre 45, dos rifles, una escopeta y un aire comprimido, además de municiones, una mira telescópica y un soporte. También una camioneta Toyota Hilux con 57 gramos de marihuana.

Asimismo, Gambini, también fue llevado ayer al Juzgado de Instrucción Siete de esta capital. Allí, su abogado presentó el pedido de excarcelación por falta de mérito.

Gambini está relacionado al tiroteo de la madrugada del 19 de enero en el barrio A3-2, donde hirieron en la pierna a Marcos Sotelo (32), hermano de Keko.

En tanto, Marcos, en una entrevista, expresó que el responsable de los disparos era rubio de ojos claros y llevaba puesta una gorra de color azul, características que tiene Gambini. En ese sentido, Yoel también tiene ojos claros.

Es por esta acusación que los familiares de Gambini se hicieron presente el viernes en el juzgado y manifestaron que “cayó de arriba” por estas facciones.

En ese sentido, aseguran que lo único que hay en su expediente es una foto de perfil de una red social brindada por una familiar de Marcos Sotelo.

La mujer de Gambini, Brisa Gómez, en conversación con este matutino aseguró que la familiar de Sotelo relacionó a su marido “con el auto blanco en el que se trasladaban”, refiriéndose al Volkswagen Up de ese color que identificó Sotelo durante la madrugada del ataque frente a su vivienda en el barrio A3-2.

Asimismo, la joven esposa del detenido comentó que la misma persona que relacionó a su marido con el ilícito “dice que hay cámaras, que tiene pruebas. Por eso yo pido, por favor, que si ellos tienen cámaras o fotos de ese día en el A3-2, que lo muestren. No tenemos nada que ocultar, mi marido estuvo todo el día en casa conmigo”.

En este contexto, previo a su aprehensión en la localidad de San Javier el pasado miércoles, Yoel Pereyra desligó a su padre y a Gambini de los hechos y amplió que ni siquiera conoce al joven: “No tiene nada que ver”, afirmó refiriéndose al último.

Sin embargo, en la jornada de ayer no aportó información sobre lo ocurrido tanto el 19 de enero en el A3-2 como tampoco en el tiroteo del 27 del mismo mes en el centro de Posadas, por lo que Gambini sigue siendo investigado en la causa y en los próximas días Roberto Carlos Pereyra recibirá la correspondiente citación a indagatoria.

Héctor Sotelo falleció el jueves a la madrugada  luego de agonizar una semana en la terapia intensiva del Hospital Madariaga.

El último sábado, alrededor de cien personas despidieron al hombre en el populoso complejo habitacional A 3-2. 

Total Page Visits: 19 - Today Page Visits: 1