El hombre fue identificado como Leandro Andino (29). Fue herido de bala por parte del sereno de la empresa. Buscan a un presunto cómplice que huyó de la escena

En la madrugada del martes, un joven fue ultimado por el sereno de una fábrica ubicada sobre el kilómetro 961 de la ruta nacional 14, en la localidad Dos de Mayo.

Según la investigación, el disparo fue efectuado por Hugo P. (36), el hombre que se encontraba cuidando el lugar y que aseguró que dos asaltantes intentaron entrar a robar en el lugar.

Actualmente, se encuentra detenido mientras continúan las pericias para establecer lo ocurrido.

Por su parte, el joven baleado, identificado como Leandro Aníbal Andino (29) con domicilio en Posadas, supuestamente ingresó al lugar con fines de robo.

El hecho se registró a las dos de la mañana cuando el encargado de la fábrica, Adrián S.D.S (36), dio aviso a la Policía que en el lugar había ocurrido una tentativa de robo por parte de dos individuos.

Agregó que el episodio tuvo como resultado la muerte de uno de los asaltantes a consecuencia del disparo efectuado por el vigilador, mientras que el otro se habría dado a la fuga.

Una vez allí, el personal de la Seccional Primera de la mencionada localidad corroboró el suceso y se estableció que en un sector lindante al estacionamiento, sobre una escalera de concreto externa a la industria, se hallaba el cuerpo sin vida de un hombre de tez trigueña y de 1,75 de estatura, aproximadamente.

Asimismo, no se constató la sustracción de elementos y hallaron en el lugar un arma de fuego tipo pistola marca Glock 9 milímetros con un cargador sin proyectiles, una barreta de metal, una radio portátil y un trozo de metal deformado (ojiva proyectil).

Además de las pericias de la Policía Científica, se realizó la prueba de guantelete de parafina y se procedió a la demora del sereno. En los próximos días, a partir del sumario policial, definirán el traslado del implicado para completar la audiencia indagatoria. 

Por su parte, el Juzgado de Instrucción Tres de San Vicente, interviniente en la causa, ordenó la autopsia del cuerpo que fue trasladado a la Morgue Judicial de Posadas.

Previo al traslado, el médico policial examinó al joven y determinó como causa de muerte la herida de arma de fuego con orificio de entrada en la región dorsal izquierda y con salida en la zona del pericardio derecho.

Sobre el presunto cómplice de la víctima fatal, según fuentes policiales, persiste la búsqueda para dar con su identidad y paradero.

La detención del hombre podría ser clave para la reconstrucción de los hechos ocurridos en la madrugada del martes dentro del predio de la fábrica.

Antecedentes del 2021

La noche del sábado 10 de abril del año pasado sucedió un hecho similar, en el Lote 76 de Salto Encantado, cuando el productor tealero Héctor Kattz mató de un tiro a uno de los dos hombres que llegaron a su casa con aparentes intenciones de asalto.

La víctima fue identificada como Sergio Gustavo Presti (31), quien cayó abatido en el hall de su casa de un disparo en la cabeza que atravesó el casco que llevaba puesto. El productor estuvo seis días detenido hasta que la Justicia dispuso su libertad. Su defensa busca el sobreseimiento por el hecho.

Desde un primer momento, Kattz argumentó que sólo quiso disuadir a los presuntos delincuentes que irrumpieron en su propiedad con fines de robo, por lo que tomó un arma y disparó un solo tiro, que bastó para matar a Presti.

En su declaración indagatoria indicó que los malvivientes llegaron alrededor de las 21, golpearon las manos y mencionaron que tuvieron un problema mecánico en la moto que los trasladaba, lo que resultó ser un ardid para asaltarlos.

Según afirmó el imputado, su esposa fue quien salió primero de la vivienda y él la siguió. Los desconocidos tenían cascos y manifestaron que dejarían la moto hasta el otro día, cuando volverían a buscarla. En ese lapso Presti se acercó al productor como para entregarle la llave del rodado, instancia en la que exhibió un revólver y le dijo que se trataba de un asalto.

En esa situación extrema ganó el instinto y corrió hacia el interior de su casa para buscar su arma, mientras su mujer se quedó afuera rodeada por los dos ladrones.

Una vez dentro de la casa, Kattz tomó su revólver calibre 22 (que se hallaba sobre un ropero en su habitación) y disparó un tiro hacia afuera, por la ventana que estaba cerrada, con la intención de disuadir y “darle un susto a los ladrones”, graficó.

Al escuchar el estruendo y ver desplomarse a Presti, el segundo ladrón se dio a la fuga a pie. En la continuidad de las pesquisas, cuatro días después la Policía detuvo a Nazareno R. (31) como presunto cómplice.

Tras los días detenido, el hombre brindó una conferencia de prensa en Oberá. Ante los medios, el colono se mostró visiblemente conmovido por la situación padecida y en varios pasajes se quebró en llanto.

“Ojalá que nunca les suceda a ustedes lo que nos pasó a nosotros. El shock que significa, siendo una persona de bien y trabajo”, indicó, y ante otra pregunta subrayó: “No, no soy un héroe”, tras lo cual se tomó el rostro con ambas manos sin poder contener la angustia.

Por otra parte, otro hecho de similares características se registró la tarde del miércoles 24 de noviembre cuando un comerciante de Aristóbulo del Valle se defendió a los tiros de un asalto en su minimercado.

Según el testimonio del dueño del lugar, Leonardo S. (55), se encontraba atendiendo el local junto a una empleada de 20 años cuando se presentaron en el lugar dos delincuentes.

Uno de ellos de forma inmediata se dirigió hacia él y le puso un cuchillo tipo carnicero en el cuello, exigiéndole bajo amenazas el dinero de la caja. El otro, en tanto, se abalanzó sobre la joven que trabaja en el lugar e intentó agredirla. Fue entonces que decidió actuar.

Siempre según este relato, en medio de toda esa tensión logró tomar un arma que estaba en el mostrador y efectuó disparos a los asaltantes que huyeron rápidamente.

Uno de ellos escapó con el celular de la trabajadora, pero el otro, malherido, sólo pudo llegar a la vereda. Allí se desplomó por la herida de bala y lo encontraron luego los efectivos de la Policía de Misiones que llegaron al lugar.

Por el hecho un hombre de 33 años, presunto asaltante, permaneció internado con riesgo de muerte.

La Policía de Misiones también detuvo a un adolescente de 15 años, a quien se le incautó un teléfono celular sustraído en el atraco.

El hombre herido, Matías M. (33) fue atendido y trasladado al hospital local, donde se dispuso su derivación al Samic de Oberá, nosocomio en el que peleó por su vida.

Total Page Visits: 15 - Today Page Visits: 1